La vida más allá del pulpo, la tortilla y la paella

Tres recetas tradicionales para viajar por España sin salir de tu cocina


redacción / la voz

Con la cocina sucede algo similar a lo que ocurre en el terreno del turismo: ponemos el foco en lugares remotos pasando por alto las bondades que encontramos al lado de casa. Aunque afanarse en aprender a hacer sushi como un itamae o sustituir el pollo asado del domingo por un gyros con salsa tzatziki pueden ser extravagancias de lo más lícitas, no hay que menospreciar la vasta gastronomía que encontramos en territorio nacional.

Bordar un bacalao al pil pil, unas fabas con almejas o un rabo de toro tiene su intríngulis, pero cuando estos platos salen bien, lo cierto es que son manjares sin parangón. Redescubrir estas recetas, o cocinarlas por primera vez, te harán viajar por España sin salir de tu cocina.

Bacalao al pil pil

Este referente vasco genera pavor por la supuesta dificultad que entraña la elaboración del pil pil. La clave, explica Frabisa en el portal de recetas que tiene en la web de La Voz, es volcar en un bol el aceite y el suero que ha soltado el pescado durante la cocción y dejar que se temple. Se devuelven dos cucharadas de la mezcla a la sartén y, con un colador, se hacen movimientos circulares para ligar la salsa. Se incorpora, poco a poco, el resto de la mezcla, mientras se sigue ligando.

Fabes con almejas

Frabisa recomienda «calma, tranquilidad y mimo» a la hora de elaborar este guiso que, además, si se deja reposar unas horas estará aún más sabroso. Con fabas frescas, almejas, cebolla, ajo, zanahoria, puerro, vino blanco, azafrán, laurel y perejil tenemos un platazo. A tener en cuenta: Frabisa explica que las fabas se cocinan mejor sin sal, así que sazonaremos al final. También es bueno triturar las verduras una vez estén cocidas para espesar y potenciar el sabor de la salsa.

Rabo de toro

Este estofado tradicional cordobés es un clásico del recetario popular sabrosísimo que, sin embargo, pocos se animan a preparar en casa. Frabisa propone una receta que, además de la carne, incluye un buen vino tinto, apio, zanahorias, cebolla, ajo, puerro, laurel y pimienta. Se necesita tiempo, eso sí, porque este guiso requiere de una cocción a fuego lento de al menos tres horas. Acompañado de un puré de patata casero, o de unas espinacas, es un auténtico manjar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La vida más allá del pulpo, la tortilla y la paella