El horror de los Turpin: Palizas, estrangulamientos o ducharse solo una vez al año

El matrimonio se enfrenta a un total de 38 cargos que los podrían llevar a permanecer hasta 94 años en prisión

Los Turpin se declaran inocentes El fiscal lo considera un caso de «depravación humana» y no se explica la crueldad de los padres que secuestraron a sus 13 hijos en California
Agencias

Los Turpin, la pareja que mantuvo secuestrados a sus 13 hijos en condiciones insalubres, han sido acusados por las autoridades del condado de Riverside (California, EE. UU. ) de un total de 38 cargos entre los que se incluyen 12 por tortura, 12 por detención ilegal, 7 por abusos a adultos dependientes, 6 por abusos de menores y 1 por acto lascivo sobre un menor. Solo en el caso de la hija menor, de solo dos años, la fiscalía consideró que no hubo tortura o abusos. De ser declarados culpables de todos los cargos, David Turpin, de 57 años, y su esposa, Louise Anna Turpin, de 49, podrían afrontar hasta 94 años en prisión.

El matrimonio Turpin se declaró no culpable de todos los cargos que se le imputan en una audiencia en la que se mostraron tranquilos. El juez que lleva el caso estableció una fianza de 12 millones de dólares para cada uno. 

Abusos prolongados

Las palizas, los estrangulamientos como castigo, la desnutrición y una sola ducha al año eran algunos de los métodos impuestos por los Turpin a sus hijos. El matrimonio fue detenido el pasado domingo en su residencia de la pequeña localidad de Perris, situada al sureste de Los Ángeles, después de que la policía confirmase las terribles condiciones en que mantenían a todos sus hijos, de entre 2 y 29 años.

«Los castigos se alargaban durante semanas e inclusos meses en algunas ocasiones», indicó en rueda de prensa Michael Hestrin, el fiscal del distrito de Riverside, quien aseguró que todavía están intentando comprender qué motivos pudieron llevar a los Turpin a actuar de ese modo. «Parece un caso de depravación humana», reconoció Hestrin.

Entre las torturas descritas por la policía se incluyen encadenamientos de los que no eran liberados ni para ir al baño, prohibición de jugar con los juguetes que había en casa -algunos incluso en sus embalajes originales- o comer delante de los hijos sin que éstos pudiesen probar bocado.

Los vecinos de Perris, con su alcalde Michael Vargas a la cabeza, se han declarado devastados después de que las autoridades descubrieran los terribles sucesos que se escondían tras las paredes del domicilio de los Turpin.

La desnutrición fue otro de los factores que desataron todas las alarmas. Cuando las autoridades locales entraron en la vivienda del matrimonio Turpin fueron testigos de la clara desnutrición que sufrían los trece jóvenes. «Todas las víctimas están desnutridas. La mayor, de 29 años, pesa 37 kilos», explicó Hestrin.

.

Una hija los delató

La Policía descubrió lo que estaba sucediendo en casa de los Turpin gracias a que una de las hijas, de 17 años, logró escapar del domicilio familiar y llamó a la policía tras planearlo durante dos años. Al verla, los oficiales pensaron que se trataba de una niña por su aspecto menudo y su delgadez y lo mismo sucedió con el resto de los hermanos, que a pesar de parecer todos menores, siete de ellos tienen en realidad entre 18 y 29 años.

El fiscal explicó que la familia educó a sus hijos en su propia casa, a la que se habían mudado en el 2014 tras obtener una licencia que acreditaba que su domicilio servía, además, como escuela. Y aunque uno de los hijos estudió en la universidad, siempre acudió escoltado por su madre.

A pesar de todo lo detallado por el fiscal del distrito, los Turpin parecían una familia extensa, pero normal. De hecho, en la cuenta de Facebook del padre pueden verse numerosas imágenes de toda la familia, en las que sus hijos posan sonrientes en lugares como Disneyland.

La próxima vista judicial de los Turpin tendrá lugar el 23 de febrero y sus hijos podrían ser llamados a testificar. 

¿Quiénes son los Turpin y por qué encerraron a sus 13 hijos?

Dpa
Detienen en EE.UU. a una pareja por secuestrar y torturar a sus 13 hijos Los hijos, con edades de entre 2 y 29 años, fueron encontrados atados a las camas y con signos de malnutrición en la casa familiar

Las claves del último caso de maltrato infantil de un matrimonio a su familia numerosa que ha conmocionado al mundo

El matrimonio formado por David y Louise Turpin ha despertado una gran indignación en Estados Unidos y el resto del mundo por las condiciones de suciedad y desnutrición en las que fueron encontrados el fin de semana pasado sus 13 hijos en una vivienda en California, varios de ellos atados a la cama con cadenas. Estos son los datos conocidos hasta ahora de la tortura sufrida por los hijos de entre dos y 29 años hallados tras la llamada de una de las niñas:

  • La pareja Turpin: Son originarios del estado de Virginia y bastante religiosos. Familiares los han calificado como una pareja protectora que decía estar destinada por dios a tener una familia numerosa y esa podría ser, según las autoridades, una de las razones por las que el mnatrimonio decidió mantener aislados a sus hijos. 
  • Situación económica: David, de 57 años, trabajó como ingeniero en la compañía aeroespacial Lockheed Martin y luego estuvo contratado durante ocho meses en Northrop Grumman. Cobraba un sueldo de 140.000 dólares anuales, mientras que Louise, de 49 años, se dedicaba al hogar.  Antes de llegar a California vivieron en Texas, donde se declararon por primera vez en bancarrota y desde hace varios años vivían en la costa este, donde volvieron a declararse en bancarrota por deudas que iban de los 100.000 a los 500.000 dólares. Aún no está claro de dónde provenían los ingresos actuales de la familia, que constantemente se iba de vacaciones.
  • La casa: La vivienda de una planta en donde fueron hallados los niños y jóvenes en situación de insalubridad está ubicada en la calle Muir Woods de Perris, una ciudad del condado de Riverside, a unos 90 kilómetros de Los Ángeles. La comunidad está compuesta por amplias casas que tienen una distancia relativamente corta entre sí, por lo que muchos se preguntan cómo hicieron los Turpin para esconder la tortura por años. En el aparcamiento de la casa número 160 siempre hay una caravana y tres automóviles modernos. Y desde una de las ventanas se puede apreciar aún decoración navideña.

Seguir leyendo

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

El horror de los Turpin: Palizas, estrangulamientos o ducharse solo una vez al año