El Parlamento británico descarta un «brexit» sin acuerdo por solo 4 votos

May vuelve a la carga con su acuerdo y amenaza con una larga prórroga

Una manifestante a favor de la permanencia en la Unión Europea ondea una bandera en el exterior del Parlamento británico
Una manifestante a favor de la permanencia en la Unión Europea ondea una bandera en el exterior del Parlamento británico

Londres / Colpisa

El Parlamento británico rechazó este miércoles la idea de abandonar la Unión Europea sin acuerdo antes de debatir hoy una solicitud de prórroga al plazo del brexit. El rechazo llegó en dos votaciones, una sobre la moción más ambigua del Gobierno, que fue aprobada por 321 votos contra 278, que había sido enmendada por cuatro votos de diferencia con una propuesta más tajante promovida por diputados de varios partidos.

La nueva jornada en la saga del brexit comenzó como una pésima película en la que un protagonista es tiroteado y parece ya morir, pero renace una y otra vez. Theresa May, estrella de una serie de derrotas parlamentarias que hubiesen provocado cada una de ella la renuncia de sus predecesores al frente del Gobierno británico, estaba de nuevo en pie, más ronca y más afónica que la víspera, pero insistiendo en seguir en el centro de la pantalla.

No solo ofrecía el espectáculo dramático de verla en esas condiciones físicas respondiendo en la sesión de preguntas -«Habré perdido la voz pero yo reconozco la voz de la gente de este país», dijo al laborista Jeremy Corbyn-; insistía además en someter el acuerdo de salida a más votaciones. En concreto al 20 de marzo. Si ese día consigue aprobarlo pedirá a la UE una prórroga de la fecha de salida de tres meses. Si vuelve a salir derrotada, advierte que podría pedir un largo aplazamiento y obligar al Reino Unido a participar en las elecciones europeas de mayo.

Conspiraciones

La Cámara está dividida en dos bandos. Unos creen que la marcha de la UE sin acuerdo será, en el caso más leve, según palabras del ministro de Agricultura y Pesca, Michael Gove, que sustituyó a May en el debate sobre las mociones, «un golpe a la economía en el corto y medio plazo». Otros creen que los trastornos serán menores y que quienes quieren eliminar la opción del no deal, del no acuerdo, pretenden en realidad impedir el brexit.

En el primer bando hay quienes realmente quieren impedir la marcha de la UE -el diputado más veterano, el tory Kenneth Clarke, presentó una enmienda para revocar el Artículo 50, que no fue aceptada para debate- y hay quienes, como May, quieren evitarla pero por la vía de firmar un acuerdo de salida, y el único que existe es el que ha causado tanto tiroteo para nada en el Parlamento y más allá.

Las sospechas se disiparon a las 15.20 horas. Gove confirmó que, si se aprobaba la moción del Gobierno y hoy el Parlamento respalda una prórroga del brexit, se presentará un proyecto de ley para cambiar el artículo que estipula, en la Ley de Retirada de la UE, que la marcha tendrá lugar en la medianoche del 29 de marzo. Pero la redacción de la moción no fue modificada, y al final May encajó otra derrota, 312-308, con una enmienda que rechaza sin más la marcha sin acuerdo.

Aranceles

El Gobierno británico no aplicará aranceles a la mayoría de productos exportados por España si Reino Unido se marcha de la Unión Europea el 29 de marzo sin acuerdo, según la lista provisional que publicó este miércoles el Ministerio de Comercio. El 87 % del importe total de las compras al exterior se beneficiaría de este régimen, aunque, por contra, un 13 % de estas sería objeto de tarifas y cuotas, incluyendo productos cárnicos, textiles o automóviles fabricados en países de la UE que hasta ahora disfrutaban de las ventajas de pertenecer al mercado único, pero no a la huerta española. Los más perjudicado serían marcas de automóviles como Seat, la ropa de Zara o el jamón.

Londres quiere evitar el aumento de precios si se produce una salida de la UE sin acuerdo y reducir en lo posible los trastornos en las fronteras. A la vez que propone no establecer ningún control adicional en la frontera entre las dos Irlandas.

La UE extiende su sutil receta para desbloquear el «brexit»: un segundo referendo

Cristina Porteiro
El negociador de la UE para el «brexit», Michel Barnier, en presencia del eurodiputado británico Nigel Farage
El negociador de la UE para el «brexit», Michel Barnier, en presencia del eurodiputado británico Nigel Farage European Parliam

Bruselas exige a Londres poner fin al caos político antes de pedir una prórroga al divorcio

Quieren un brexit, pero no el que la primera ministra británica, Theresa May, negoció con la UE. Quieren dar un portazo a la UE, pero sin asumir riesgos ni efectos secundarios. Quieren amortizar a May, a costa del futuro de su país, sin exponer su propio pellejo. En esas están los diputados británicos de Westminster. El texto del divorcio sigue secuestrado y sin visos de salir adelante a solo 15 días de decir adiós. La premier ya lo da por perdido y a Bruselas se le ha agotado la paciencia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

El Parlamento británico descarta un «brexit» sin acuerdo por solo 4 votos