Miles de franceses se echan a la calle contra la ley de seguridad

Una multitud protesta en París y otras ciudades contra el controvertido artículo que pretende penalizar la difusión de fotografías de agentes

La manifestación que tuvo lugar en la plaza del Trocadero en París, con la Torre Eiffel al fondo
La manifestación que tuvo lugar en la plaza del Trocadero en París, con la Torre Eiffel al fondo

París / Colpisa

Miles de franceses protestaron este sábado en París y otras ciudades del país contra la proposición de llamada ley de seguridad global. Las manifestaciones habían sido convocadas por los sindicatos de periodistas y organizaciones pro derechos humanos contra esta norma que prevé penalizar la difusión «malintencionada» de imágenes de policías y gendarmes.

El artículo 24, adoptado el viernes en primera lectura por la Asamblea Nacional, es el más controvertido. El texto prevé castigar con un año de prisión y 45.000 euros de multa la divulgación de fotografías de agentes «con el propósito manifiesto de atentar contra su integridad física o psíquica». Se quiere evitar así que se utilicen imágenes de policías grabadas en manifestaciones y protestas en campañas de odio en las redes sociales.

Los periodistas y organizaciones pro derechos humanos denuncian que la ley limitará las libertades de prensa, de expresión y de informar y estar informado. «Nuestra democracia tiene un ojo morado», «Policía sin rostros, prensa sin imágenes, mentes en jaulas», «No a la deriva autoritaria del Gobierno», «Policías difuminados, justicia ciega», «¿Quién nos protege del estado policial?» y «No grabación, no justicia», rezaban algunas de las pancartas que se leían en la manifestación que tuvo lugar en la plaza del Trocadero en París, con la torre Eiffel al fondo.

«La ley de seguridad global es una ley que refuerza la impunidad policial. Ante los abusos, el único recurso que tenemos para probar su culpabilidad es el de poder grabarles. Impidiendo a los manifestantes hacerlos, se da impunidad a los agentes», denunciaba Elio, un estudiante de Bellas Artes que también protestaba contra el uso de cámaras de vigilancia por parte de la fuerzas del orden para controlar a los ciudadanos. «Deberíamos sentirnos protegidos por la Policía y no amenazados», denunciaba.

Una norma «peligrosa»

Diana, historiadora, llevaba una pancarta en la que se veía a Macron tapando la boca a un ciudadano, inspirada en el famoso cartel «Sé joven y cállate» con el que los jóvenes de mayo del 68 protestaron contra el general Charles de Gaulle. Diana mostró  su respaldo al derecho de los periodistas a «grabar a los agentes e informar de lo que pasa» y calificó la ley de seguridad global de «peligrosa». «Hay violencia policial y si no podemos tener las imágenes es problemático», advirtió.

En la manifestación parisina también participaron chalecos amarillos, el movimiento social que puso en jaque hace dos años al presidente, Emmanuel Macron, con sus protestas contra el alza de los combustibles y otras reivindicaciones sociales. «Los policías tienen derecho a grabarnos, pero nosotros no podemos grabarles, lo que quiere decir que nos pueden partir la cara y no tenemos derecho a decir nada», se quejaba Stéphane, quien aseguraba que el movimiento de los 'chalecos amarillos' no ha muerto. «Continuaremos protestando», aseguró.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Miles de franceses se echan a la calle contra la ley de seguridad