Ana Gómez, psicóloga: «La infidelidad emocional también es una infidelidad»

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez LA VOZ DE LA SALUD

SALUD MENTAL

Ana Gómez es psicóloga general sanitaria, terapeuta familiar y de pareja.
Ana Gómez es psicóloga general sanitaria, terapeuta familiar y de pareja. La Voz de la Salud

La experta advierte que una relación tóxica de larga duración «es una bomba que destruye nuestra salud mental» y por eso proporciona una serie de consejos para saber salir de ella

27 sep 2022 . Actualizado a las 18:10 h.

Cuando pensamos en una infidelidad lo relacionamos con un contacto íntimo de un miembro de la pareja con una tercera persona. No obstante, se podría hablar de un segundo tipo de traición que puede resultar igual o incluso más dolorosa: la emocional. Así lo considera Ana Gómez, psicóloga general sanitaria, terapeuta familiar y de pareja, y además, divulgadora a través de Instagram

Tipos de apego, toxicidad, gestión de la envidia, fases de una ruptura... No cabe duda de que el mundo de las relaciones personales —ya sean de amistad, familiaridad o pareja—, es complicado. Y por eso, intentamos arrojar algo de luz con su ayuda. 

—¿Qué consejos darías para saber si una relación es sana?

—Hay varios aspectos que podemos analizar para saber un poco si nuestra relación de pareja es sana o no. La comunicación es uno de los principales motivos de consulta de terapia de pareja. Si falla la comunicación ya podemos ver que están fallando varias cosas de la relación. Yo les llamo fallas o faltas. En tema de las fallas serían faltas de respecto, hipercrítica, ataques personales... Todo está muy relacionado con la falta de empatía y respeto. Y luego por otro lado, si cada persona tiene opiniones distintas, pero se lo guarda mucho para ella misma y hay falta de comunicación, eso tampoco facilita. Agrava la relación porque marca más distancia entre las dos personas. También estaría todo el tema de la manipulación, la ley del hielo, de castigar con el silencio, manipulaciones con hacerse la víctima, y hacer cambiar a la otra persona de opinión y llevarla hacia tu terreno pero de un forma muy manipuladora, sin ser clara. 

Tampoco nos podemos olvidar de todo el tema de la dependencia emocional, que significa que nuestro estado emocional depende de otra persona y por lo tanto en este sentido hay muy poca autorregulación de las emociones y necesitamos todo el rato el contacto con el otro, prácticamente casi 24 horas uno al lado del otro para estar bien y tener un estado anímico de bienestar. Así como los celos, de intentar controlar al otro, saber qué hace en todo momento, muy relacionado con la dependencia emocional y la necesidad de contacto las 24 horas. 

—¿Y si se trata de una amistad?

—Diría prácticamente lo mismo porque al final lo que acabo de mencionar es válido tanto para las relaciones personales de pareja como de amistad. Pero también hay unos aspectos que quiero resaltar que surgen en las relaciones de amistad. Por una parte, castigar excluyendo del grupo. Si somos cuatro personas, de forma intencionada no le decimos nada a una y quedamos nosotras tres. Subimos una foto a redes sociales y la otra persona lo ve y se siente mal. Es uno de los puntos de relación tóxica en las relaciones de amistad.