monforte / la voz

Una de las rutas de senderismo de la Ribeira Sacra que más demanda tiene actualmente es la de la cascada de Augacaída y del castro de Marce, en el municipio de Pantón. Hasta hace aproximadamente un mes, este itinerario presentaba una serie de dificultades en su tramo final -incluso con riesgo de accidentes- debido a las fuertes pendientes y a lo resbaladizo del terreno en época de lluvias. Para solventar este problema, el Ayuntamiento de Pantón -con el financiamiento de la Diputación- llevó a cabo a finales del pasado mayo unas obras para acondicionar este tramo problemático. Con este fin se construyeron unas pasarelas de madera con pasamanos y una serie de escalones en algunos tramos particularmente empinados del sendero. El recorrido sigue ofreciendo cierto riesgo en épocas de lluvia, pero las condiciones de acceso se han vuelto considerablemente más fáciles, lo que ayudará a incrementar la popularidad de estos parajes.

El punto de inicio de la ruta se encuentra a la derecha de la carretera que une las localidades de Marce y Guítara. En el primer kilómetro, el camino es ancho y está parcialmente empedrado en varios tramos. Discurre a través de un bosque formado principalmente por robles, entre restos de terrazas de antiguos viñedos abandonados.

Una bifurcación

En el kilómetro 1,2 y a la altura de una vieja bodega en desuso, el camino se bifurca. Si queremos ir en primer lugar al castro de Marce -a unos ochocientos metros de este punto-, debemos seguir de frente. Para ir a la cascada de Augacaída -a unos quinientos metros-, tendremos que tomar el camino de la izquierda, el más estrecho de los dos.

Para ir hasta el castro, debemos seguimos avanzando sin desviarnos a lo largo de unos cuatrocientos metros. Después el camino cruza un pequeño arroyo y se estrecha para convertise en un sendero hasta las proximidades del castro. Luego entra en un bosque de alcornoques que se extiende ladera abajo hasta llegar al cauce del Miño en el lugar de O Pedregal. Después de atravesar el bosque, el sendero asciende hasta la parte más alta del castro, asentado sobre un impresionante promontorio rocoso -conocido como Regata do Inferno- que se eleva hasta unos doscientos metros de altura sobre el cauce del Miño.

Gracias a su estratégica posición, el castro era un punto clave para la vigilancia del llamado puerto de Chouzán, un embarcadero conocido antiguamente como Porto Monsulio que se encontraba en la margen opuesta del Miño, en el actual municipio de Carballedo. Del antiguo asentamiento -que nunca fue objeto de excavaciones arqueológicas- quedan restos de muros, sobre todo en algunas zonas de fuertes desniveles donde fue preciso acondicionar el terreno mediante terrazas.

Hacia la cascada

Una vez visitado el castro, regresamos al cruce anterior y tomamos el otro camino, que nos va llevar a la cascada de Augacaída. Este tramo es el que más dificultad ofrece de toda la ruta por sus fuertes desniveles. Los últimos doscientos metros conforman el trecho más problemático, debido a la pendiente del terreno y a la presencia de grandes cantidades de piedras sueltas. Antes de que se construyese la actual pasarela, la única ayuda que había eran unas cuerdas colocadas por visitantes para facilitar el descenso.

El camino finaliza a la altura de la cascada, en un saliente rocoso sobre el que fue construido un mirador de madera. Desde este punto, los visitantes pueden hoy contemplar a sus anchas el espectacular salto de agua -de unos cuarenta metros de altura- que forma el arroyo de Aguianza a escasa distancia de su desembocadura en el Miño. Al pie de la cascada se forma una piscina natural.

Cómo llegar

 Hay que salir de Ferreira de Pantón, la capital del municipio, por la carretera que lleva a Escairón. En el kilómetro 4 es preciso tomar un desvío a la izquierda para Santa Mariña, Marce y Guítara. En el kilómetro 9,5 hay un desvío hacia Marce. Hay que seguir por el vial de la izquierda hacia Guítara unos 300 metros, hasta llegar a un panel que señala el punto de inicio de la ruta.

Votación
16 votos
Comentarios

Augacaída, la ruta más popular de la Ribeira Sacra