Paralizado el plan para construir el refugio de animales en Monforte

La Diputación lo está redefiniendo para hacerlo «máis útil e operativo»


monforte / la voz

La infraestructura de acogida de animales en la provincia de Lugo sigue siendo una asignatura pendiente. La escasez de centros, la saturación de los pocos que hay y el coste que supone pagar por estos servicios hace que en la práctica muchos ayuntamientos hagan dejación de sus competencias en esta materia. La Diputación se propuso en su día acabar con esta carencia mediante su plan de construcción de refugios en diferentes puntos de la provincia. Ese plan está ahora parado. El refugio de Monforte debería estar en estos momentos a punto de ser inaugurado, pero las obras ni siquiera han comenzado. En la Diputación aseguran que están reformulando el proyecto.

Después de meses de consultas con ayuntamientos y asociaciones en defensa de los animales, la Diputación de Lugo hizo público a principios de junio del 2018 su plan para dotar a la provincia de un sistema eficaz de acogida a perros abandonados o perdidos. El proyecto pasaba en primer lugar por reforzar la red ya existente mediante inversiones los refugios ya existentes Lugo, Xermade y O Valadouro-Alfoz. Las dos primeras cubren el centro de la provincia y la segunda el área de A Mariña. En segundo lugar, la propuesta incluía la construcción de un refugio completamente nuevo en Monforte, que debería ser suficiente para cubrir las necesidades de la mitad sur de la provincia.

En un primer momento, el de Monforte iba a compartir cobertura geográfica con otro en Sarria, pero los problemas surgidos con el servicio ya existente en este municipio, que acabó por cerrar, hicieron que los responsables del organismo provincial decidiesen desviar a Monforte la inversión prevista en ese municipio.

Las segundas más grandes

Las instalaciones monfortinas iban a ser las segundas más grandes de la provincia, con capacidad para 150 animales. Solo es más grande el que está abierto en Lugo, capaz de albergar a la vez a doscientos animales.

Entre la Diputación y el Ayuntamiento de Monforte hubo dudas en un primer momento sobre a cuál de estas dos instituciones iba a tener que correr con los gastos de la compra de los terrenos. Porque en Monforte no existen ningunas instalaciones de este tipo que se puedan ampliar. Se trata de un proyecto que tiene que empezar desde cero, incluida la elección de su ubicación. Pronto trascendió que sería finalmente la Diputación la que correría también con esos gastos, además de los que harían falta para construir las instalaciones.

En ese momento, las previsiones oficiales apuntaban a que el refugio de animales de Monforte tendría que estar en obras en la primavera del 2019. Con el año a punto de terminar, ni han empezado las obras ni se sabe siquiera cuál era la ubicación elegida por el Ayuntamiento y la Diputación para construirlo. Portavoces del organismo provincial admiten que todavía no se pueden dar fechas. De hecho, reconocen que el proyecto está en estos momentos parado. «A Deputación vai redefinir o proxecto para a construción dun refuxio de animais abandonados», apuntan en el organismo provincial. El objetivo de esta redefinición es, añaden, «conseguir que sexa o máis útil e operativo posible para responder da forma máis eficiente as necesidades da comarca».

Casi todo por definir, menos la inversión que hace falta

Cuando la Diputación anunció que tenía un plan para mejorar la infraestructura de acogida de animales, el plan concreto para Monforte estaba todavía por desarrollar. Ni había un proyecto redactado, ni tenían tampoco un modelo de gestión definido. Estaba calculado que haría falta una inversión próxima a los 200.000 euros, pero poco más.

El plan anunciado en el 2018 no acababa de convencer a las asociaciones locales en defensa de los animales. En aquel momento estaba muy activo en Monforte el colectivo Amarcan, que llevaba años denunciando la falta de instalaciones adecuadas y postulándose como entidad gestora de un refugio, aunque como carecía de capacidad económica para construirlo proponía que lo hiciesen las instituciones públicas. Amarcan ya no tiene apenas actividad, pero las críticas que en aquel momento dirigió al proyecto del refugio de Monforte lo suscribían otras asociaciones similares de distintos puntos de la provincia

De lo que estas asociaciones se quejaban es de lo que ellos consideraban que era la excesiva modestia de las instalaciones previstas en Monforte. La Diputación había anunciado que darían cobertura a toda la mitad sur de la provincia de Lugo, incluida la comarca de A Ulloa y el municipio de Portomarín.

Un total de veintiún municipios habían confirmado que les interesaba el proyecto y que enviarían a Monforte los perros abandonados o perdidos que sean capturados en sus respectivos territorios. Amarcan y las otras asociaciones en defensa de los animales estaban convencidos de que un centro con capacidad para doscientos perros se quedaría pequeño en poco tiempo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Paralizado el plan para construir el refugio de animales en Monforte