El hospital libera el 40% de sus camas para posibles contagios

Dos plantas están reservadas en exclusiva por si se produce una explosión de casos


monforte / la voz

El Hospital Comarcal de Monforte tiene reservado el 40% de su capacidad para pacientes con coronavirus. El centro afrontó durante la semana pasada una reorganización completa, pensada para poder atender un número alto de casos de pacientes con esta enfermedad si llega el caso. Dos plantas enteras están preparadas para acogerlos y una parte de estas plazas están cubiertas con medios similares a los de una unidad de cuidados intensivos (UCI), aunque el hospital de Monforte no dispone de este servicio. El hospital solo tenía este martes ingresada a una persona con coronavirus confirmado y a otros dos pacientes con síntomas, pero todavía a la espera de los resultados de las pruebas.

La reorganización fue posible porque toda la actividad asistencial del hospital está enfocada a afrontar la epidemia desde que se declaró el estado de alerta. Todo lo demás ha quedado en suspenso, salvo la atención a los pacientes con patologías más graves. A esto hay que sumarle que los usuarios han reducido al mínimo el uso de las urgencias. Los dos factores juntos han permitido cambiarlo todo para que el hospital de Monforte se prepare por si los contagios se disparan. El plan de contingencia elaborado por los responsables del centro libera una planta entera para los pacientes que den positivo por coronavirus o sean altamente sospechosos de tener la enfermedad. Hay además otra segunda planta de apoyo, que se utiliza para los casos sospechosos, pero con síntomas menos claros.

La planta reservada para los positivos o los altamente sospechosos de serlo consta de catorce habitaciones. Si es posible, solo será ingresado un paciente por habitación. Si el número de casos que entran es demasiado alto, serán dos por habitación. A tope de ocupación, esta planta tiene capacidad para veintiocho pacientes. La planta de apoyo es idéntica, así que entre las dos suman 56 camas que podrían ser utilizados para personas que se hayan contagiado con este virus. En el Hospital Comarcal de Monforte hay en estos momentos 145 camas disponibles, así que entre estas dos plantas representan el 38% de la capacidad total del centro.

A estas camas de planta habría que sumarles además la mitad de las que están en el área de rehabilitación. Este servicio está ahora dividido en dos mitades, una está reservada para pacientes con coronavirus y que se encuentran en estado grave y la otra para los pacientes con otras dolencias que acaban de pasar por quirófano. La segunda funciona como una unidad de reanimación ordinaria y la primera está acondicionada a modo de uci y con medidas de aislamiento.

Hubo que hacer obras

El director del hospital de Monforte, Iván Sanz, explica que para llevar a cabo esta reorganización ha sido preciso hacer obras en diferentes servicios. Por ejemplo, hizo falta separar físicamente las dos mitades del servicio de reanimación, para separar físicamente el espacio reservado para pacientes con coronavirus.

También fueron precisas obras en urgencias, un servicio que agora dispone de un circuito diferenciado para los pacientes que lleguen con síntomas de infección respiratoria. En urgencias fue preciso contratar además a un médico y a un auxiliar de enfermería para reforzar los turnos de trabajo.

En todo, caso todavía no ha sido preciso echar mano de toda esta capacidad asistencial específica para el coronavirus. Desde que estalló la crisis, solo han tenido que ser ingresados en el hospital cinco pacientes positivos. Eso no quiere decir que el área de influencia del hospital de Monforte solo haya habido estos casos confirmados, sino que solo cinco de los positivos por coronavirus en esta zona han llegado a desarrollar síntomas graves que hayan hecho necesario su hospitalización.

Dieciséis pruebas en coche el primer día

El hospital de Monforte estrenó este martes su servicio de toma de muestras sin bajar del coche a personas que tienen síntomas compatibles con una infección por coronavirus. Dieciséis personas utilizaron este servicio en su primer tarde de funcionamiento. El de Monforte es uno de los hospitales gallegos que ha puesto en marcha este modelo, que permite agilizar mucho la toma de muestras. Iván Sanz, explica que con el sistema anterior de toma de muestras a domicilio se podía visitar a cuatro o cinco pacientes como máximo por turno. Ahora la capacidad de muestreo en ese mismo plazo de tiempo es cuatro veces superior. «Hai que pensar que coas visitas a casas un mesmo profesional pódese ver obrigado a desprazarse nun só turno a Chantada e a Quiroga, e no traxecto pérdese moito tempo», apunta Sanz. La toma de estas muestras sin que el paciente tenga que bajarse de su coche se realiza en un espacio acotado junto a una de las fachadas laterales del hospital, en el lugar en el que aparca la unidad móvil de resonancias magnéticas.

El peligro de que aparezca un brote en alguna residencia de ancianosDespués de los dos médicos no ha habido ningún positivo más entre el personal del centro

En el hospital de Monforte aseguran estar especialmente atentos a la situación de las nueve residencias de mayores o personas con discapacidades existentes en los municipios de su área de influencia. «É clave impedir que o virus entre nas residencias -apunta el director del hospital monfortino- porque son lugares con moita xente e polo tanto propicios para a propagación e porque están habitadas por persoas especialmente vulnerables».

El hospital tiene en marcha un equipo que está en contacto permanente con las residencias sociosanitarias de la zona. Está coordinado por una médico especialista en geriatría, que cuenta con el apoyo de un facultativo de atención primaria y una enfermera. El equipo recibe información directa desde las residencias sobre los internos que presentan síntomas compatibles con una infección respiratoria y valoran en cada caso cuál es la mejor manera de actuar.

Consultas aplazadas

En cuanto a las consultas de especialidades en el hospital, los médicos están revisando todas las citas para aplazar las que no son urgentes y atender por teléfono las que no tienen por qué ser presenciales. Los afectados serán citados de nuevo cuando pase esta crisis.

Entre los primeros casos positivos de coronavirus en Monforte había dos médicos del hospital comarcal. El riesgo de un contagio masivo entre pacientes y trabajadores del centro puso en alerta a todos los estamentos de este centro sanitario. Pero esa posibilidad no se ha concretado. El personal puesto bajo observación tras el primero de estos dos casos empieza a pasar ya el período de cuarentena y no ha habido ningún positivo más entre el personal que trabaja en el hospital monfortino.

Para afrontar esta crisis, la plantilla ha visto alterado su sistema habitual de turnos de trabajo. El director asegura estar muy satisfecho de la respuesta de los trabajadores. «A práctica totalidade do persoal asume estes cambios temporais como necesarios e non puxo ningún problema», explica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El hospital libera el 40% de sus camas para posibles contagios