Setenta solicitudes para cubrir las veintidós plazas de Aeromecánica

La primera promoción del ciclo superior saldrá al mercado laboral el próximo curso

.

lugo / la voz

La formación profesional se ha puesto de moda, a juzgar por el incremento de la demanda de matrícula en los centros. Es un fenómeno que ha crecido con la crisis y que se ha extendido, no solo a los jóvenes que tratan de buscar un acomodo en el mercado laboral, sino también los adultos que aspiran a mejores oportunidades y que se preparan para poder acceder a puestos de mayor cualificación. La renovación constante de los ciclos para adaptarse a las necesidades profesionales, que incluso buscan adelantarse a otras emergentes, podría ser una de las razones del éxito de este tipo de enseñanzas. Este último es el caso del ciclo superior de mantenimiento aeromecánico, que se puso en marcha en el CIFP As Mercedes, el curso pasado, al amparo de los dos proyectos de aviones no tripulados de Rozas, el de la Xunta y el del Ciar. La demanda de alumnos del próximo curso, 70, ha multiplicado por más de tres las 22 plazas disponibles. Estas enseñanzas que ya llevan un año de rodaje han despertado un gran interés en el alumnado, incluso en estudiantes con alguna carrera universitaria. As Mercedes es, de momento, el único centro de Galicia que las imparte. El más próximo es un instituto de Barajas, en Madrid.

La formación universitaria en materia de aeronáutica se la ha adjudicado Ourense con su ingeniería aeroespacial, que también está dando los primeros pasos.

El pasado año ya hubo una elevada demanda de solicitudes para mantenimiento aeromecánico, que no se han superado, pese al elevado número de ellas de este año. Se quedaron sin plaza 174 aspirantes.

Selección informática

Los solicitantes sabrán hoy o mañana, según fuentes del centro, si han sido admitidos en estas enseñanzas o no. Un programa de ordenador es el que los selecciona. Tienen prioridad aquellos que cursaron el bachillerato científico o tecnológico.

Los 21 alumnos matriculados en mantenimiento aeromecánico en el curso que acaba de terminar están a la expectativa del desarrollo del proyecto de Rozas. Las prácticas las realizarán o bien en las instalaciones del INTA, o de Aerolugo, entidades con las que el instituto de FP firmó un convenio de colaboración.

Sin embargo, las posibilidades de encontrar un futuro puesto de trabajo a partir del próximo año, que es cuando finalizan el ciclo, están puestas en la empresas que lidera el proyecto de la Xunta para Rozas y en las que se asocien a esta iniciativa. La antigua Inaer, ahora Babcock e Indra, socios de la Xunta, están pendientes de construir sus propios hangares para empezar a funcionar en el parque empresarial anexo a Rozas. Una de esas dos empresas se comprometió a trasladar a Galicia toda su actividad vinculada a vehículos no tripulados. Además de los aviones, también están en desarrollo los helicópteros y los barcos. En su día la Xunta anunció la creación de 600 puestos de trabajo, al amparo del desarrollo de los vehículos no tripulados.

Ampliar la oferta

El instituto As Mercedes no descarta ampliar la oferta formativa en materia aeronáutica para cubrir las necesidades que se puedan plantear en el futuro, una vez que el proyecto de Rozas esté funcionando a pleno rendimiento.

Votación
3 votos
Comentarios

Setenta solicitudes para cubrir las veintidós plazas de Aeromecánica