«Queremos irnos pero nadie nos alquila casa»

Los gitanos de O Carqueixo acusan a sus parientes que residen en la ciudad de hacer quemas y ensuciar el poblado

;
El antes y después de O Carqueixo El poblado nació hace 48 años con la construcción de 40 casas y donde vivían más de 200 gitanos; hoy residen 32

lugo / la voz

Los pocos gitanos que continúan residiendo en el poblado chabolista de O Carqueixo aseguran que quieren abandonar el lugar pero según manifiestan no encuentran ni una sola persona que esté dispuesta a alquilarle su casa. Según el relato de tres de ellos, esta situación impide también que las administraciones le concedan las diferentes ayudas, puesto que para cobrar por ejemplo el Risga, es obligatorio contar con un contrato de alquiler. «Tengo una página repleta de números de teléfonos. He llamado a más de 40 personas y nadie me alquila un piso. Les digo que soy gitano, me cuelga y hasta luego» indica uno de los chabolistas.

Uno de los motivos por los que quieren irse es por el estado de suciedad en el que se encuentra el poblado, una situación de la que culpan a sus propios parientes. Dicen estar indignados con estos, concretamente con los que abandonaron el poblado y fijaron residencia en pisos de la zona de Abella, Lamas de Prado, Fingoi, A Ponte... en la capital lucense y otros municipios, porque según indican, son estos los que acuden al poblado para tirar con el resto de chatarra, neumáticos y toda la basura. «Nosotros aquí no tiramos nada y vienen los gitanos que viven en Lugo a tirarnos la basura. Están acostumbrados a traer aquí la chatarra, a quemar y siguen haciéndolo. Le decimos que no lo hagan y no nos hacen ni caso. Traen defensas de vehículos, neveras, lavadoras, ruedas... casi todos los días, aunque los sábados suelen descargar la chatarra nueva y el lunes vienen a recogerla», indican Adolfo, Antonio y Jose, tres residentes en las pocas chabolas que permanecen.

Los tres insisten en que quieren irse del Carqueixo porque aquí no pueden vivir. «Cuando vamos a mirar alquileres nos echan la culpa de que tiramos basura y de que tenemos todo abandonado; y son los de Lugo. La gente nos dice que si nos alquila la casa se la convertiremos en un vertedero; sin embargo nosotros, no cogemos un hierro ni quemamos una goma, solo quemamos nuestra leña», indican estos tres gitanos, que aseguran dedicarse a la venta de ropa en mercadillos y ganar unos euros en los aparcamientos públicos.

El antes y el después de O Carqueixo

TANIA TABOADA

El poblado nació hace 48 años con la construcción de 40 casas y donde vivían más de 200 gitanos; hoy residen 32

Al lado del basurero municipal de Lugo, en un monte comunal y a unos cinco kilómetros de la capital lucense nacía en el año 1970 el poblado gitano de O Carqueixo. Cuarenta casas eran construidas por aquel entonces para albergar a los más de 200 gitanos descendientes de Manuel Montoya y Manuela Camacho, un matrimonio nómada que al igual que muchos otros recorría nuestro país en carro y entre otras actividades se dedicaba a ferias, a la cestería y a la venta de animales, especialmente al ganado caballar.

Cuarenta y ocho años después, el escenario que presenta el poblado es otro bien distinto: siete chabolas, doce familias y treinta y dos habitantes. Aquí no reside ni el patriarca y la persona más longeva tiene 40 años de edad. La mayoría de las familias abandonaron el lugar, sus chabolas fueron derribadas y fijaron residencia en varios pisos de Lugo y de otros concellos de la provincia. Actualmente, en la capital lucense hay más de mil gitanos censados y documentados.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

«Queremos irnos pero nadie nos alquila casa»