La seguridad, la gran preocupación de los empresarios de O Ceao

Los industriales, que sufren robos de manera recurrente, piden que se active el sistema de videovigilancia del polígono, que lleva desconectado desde el año 2012


lugo / la voz

La seguridad es uno de los grandes caballos de batalla de los empresarios de los polígonos de O Ceao y As Gándaras. Denuncian que los robos se han convertido en algo habitual en la zona y piden que se activen de nuevo las cámaras de videovigilancia y lectura de matrículas que se apagaron en el año 2008. «Temos problemas de todo tipo, pero o da seguridade preocúpanos especialmente», denuncia Francisco Dorado, presidente de la Asociación de empresarios de los polígonos de O Ceao y As Gándaras.

«Todos os días hai roubos e moitos xa non os imos denunciar porque o único que fas é pasar dúas horas explicando o caso e aí queda todo. A min roubáronme varias veces, dunha incluso me levaron furgonetas, e non me dixeron nin se se descubrira algo. Non hai respostas. Denuncias e non ves nada, só perdes o tempo», se lamenta el empresario, que describe el sentir unánime de la mayoría de los industriales, que demandan como posible solución que se activen de nuevo las cámaras de vigilancia en el lugar.

En el año 2008, con López Orozco al frente, y tras demandarlo los empresarios, el Concello de Lugo instaló 30 cámaras de videovigilancia -algunas de lectura de matrículas- en 15 postes en varios puntos de O Ceao. La inversión ascendió a 200.000 euros, pero tanto Concello como industriales consideraban que resultaría un elemento claramente disuasorio a la hora de afrontar los robos.

El problema llegó en el año 2012, cuando la Comisión de Garantías de Videovigilancia de Galicia, el órgano que tiene que dar el visto bueno al funcionamiento de las cámaras en la vía pública, no renovó el permiso para que estas estuviesen operativas, lo que provocó que se tuviesen que apagar. El Concello recurrió a distintos estamentos para intentar que funcionasen de nuevo, pero el permiso no llegó y la Subdelegación del Gobierno no pudo dar el visto bueno a que funcionasen. En teoría, ese permiso se otorga en función de la necesidad que se detecta.

Hoy, con el sistema inoperativo desde hace ocho años, los empresarios tienen dudas incluso de que el sistema funcione. Una centralita ubicada a pie de calle se ha convertido en papelera improvisada para muchos viandantes, y la falta de uso puede haber convertido la instalación en obsoleta.

«Fomos falar coa alcaldesa, coa Subdelegación do goberno e con todo o mundo, pero ninguén nos dá unha solución. Se ten que pasar por unha comisión, pois que pase», argumenta Francisco Dorado, que no entiende por qué su funcionamiento puede chocar con el derecho a la privacidad. «A alguén lle pode molestar que ás 12 da noite se conecten as cámaras? Se alguén vén a pasear ou correr polo polígono, verá que está máis protexido», argumenta el empresario.

Por el momento, ellos insistirán en demandar que se recupere el sistema de vigilancia como medida disuasoria.

Zonas para aparcar, mejorar los horarios de los buses, o licencias, las otras demandas

En los polígonos de O Ceao y As Gándaras están instaladas unas 360 empresas que dan trabajo directo a unos 5.000 empleados. Mucha gente que a diario recorre la zona industrial lucense y que percibe cómo las calles no están suficientemente bien pintadas. Esa es una de las demandas de los empresarios de la zona, que reclaman además que se habiliten más espacios de aparcamiento a lo largo del polígono, puesto que encontrar dónde dejar el coche puede convertirse en misión imposible. Entre sus propuestas está que el Concello adecente alguna de las parcelas que tiene vacías para que se puedan dejar los vehículos.

Mejorar la iluminación de O Ceao es otra de las necesidades que detectan, lo mismo que bachear algunas calles o buscar mejores accesos para la salida de camiones. En ese sentido, ejemplifican que desembocar en la Ronda Norte, saturada de vehículos y sin buenos accesos no es lo idóneo. También demandan más limpieza y un cambio en los horarios de los autobuses. Explican que los buses llegan «cando chegan» y no tienen en cuenta que los trabajadores de los polígonos empiezan la jornada entre las 8 y las 9 de la mañana.

Agilizar las licencias

Una de las cuestiones en las que inciden los empresarios lucenses es en la necesidad de que se agilicen los trámites para obtener licencias de construcción. Según explican, el Concello les ha trasladado que en los últimos meses han ampliado el personal destinado a estas cuestiones, por lo que esperan que puedan obtener los permisos más rápido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La seguridad, la gran preocupación de los empresarios de O Ceao