Fiesta resucitada en lo alto de Biville

Los vecinos de esta parroquia de Sarria consiguen recuperar después de once años la romería de San Marco, que se celebra en un paraje con mucha historia

Una fotografía de la procesión de una de las últimas romerías que se celebraron en Biville
Una fotografía de la procesión de una de las últimas romerías que se celebraron en Biville

Sarria

La cima del monte Páramo es un lugar de historia antigua y vientos perpetuos. Poblado en los tiempos de los castros y lugar de apartamiento del mundo para ermitaños después, fue el lugar de celebración de la romería anual de San Marco. Esta fiesta de la parroquia de Biville, en Sarria, fue languideciendo hasta que, después de varios intentos vecinales y de la propia parroquia para mantenerla con vida, acabó apagándose en el 2008. Pero esa tampoco fue su desaparición definitiva, porque un grupo de vecinos la ha recuperado. Este domingo vuelve a celebrarse.

La romería de San Marco tendrá su momento más importante a la una y cuarto de la tarde. A esa hora empezará en la capilla de San Marco la primera misa que se celebra en once años en ese lugar situado en un paraje del monte Páramo desde el que se disfruta una de las mejores vistas panorámicas de la comarca. Como dicta la tradición local, tras la misa saldrá la procesión con la imagen de San Marco, una restauración obra del escultor sarriano Segundo López Méndez que devolvió el color a la muy deteriorada talla original.

La capilla de Biville es el centro de la romería de San marco
La capilla de Biville es el centro de la romería de San marco

Una vez terminada la procesión de San Marco, la fiesta en Biville seguirá con un baile amenizado por el grupo Tribal. La fiesta se prolongará por la tarde, con otra actuación de este mismo grupo y con una queimada popular. Los vecinos esperan que la recuperación de esta romería no sea efímera y la fiesta se asiente de nuevo.

Un culto con raíces en el siglo IX

La romería de Biville tiene su centro en la capilla de San Marco, situada en el monte Páramo. Se levanta en el mismo lugar en el que en la Edad Media estaba una iglesia-eremitorio conocida como de Santo Adrao. Las referencias documentadas a ella más antiguas que se conocen datan de finales del siglo IX y las más recientes del XVII.

Tumbas con forma humana situadas en el monte Páramo, junto a la actual capilla de San Marco
Tumbas con forma humana situadas en el monte Páramo, junto a la actual capilla de San Marco

Más recientemente, con la capilla ya dedicada al culto a San Marco, fue restaurada por el párroco y los feligreses. Junto a la actual capilla quedan tres tumbas con forma humana (en la fotografía pequeña) excavadas directamente en la roca, como referencia al pasado más remoto de este lugar de culto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Fiesta resucitada en lo alto de Biville