Restringen la navegación de veleros pequeños entre Prioriño y Bares por las orcas

Transición Ecológica enviará un avión de incendios para localizar las orcas

Orcas el pasado viernes en Fisterra.Orcas el pasado viernes 5 de julio en Fisterra
Orcas el pasado viernes 5 de julio en Fisterra

redacción / la voz

Por el bien de los navegantes, para garantizar su integridad, y, por supuesto, por el de las orcas, no en vano son una especie protegida. Así justifica Marina Mercante la resolución que emitió ayer la Capitanía de Ferrol mediante la que restringe la navegación costera entre cabo Prioriño Grande y la Estaca de Bares para los veleros medianos y pequeños, esos que tienen una eslora por debajo de los quince metros. Se intenta de esta manera prevenir nuevos encuentros con los cetáceos que han protagonizado varios incidentes en aguas gallegas.

Como la mayor parte de las interacciones con orcas se han dado principalmente con veleros de menos de quince metros, a entre 2 y 8 millas de distancia de la costa y cuando circulaban a entre 5 y 9 nudos, ya fuese a vela o a motor, Marina Mercante, a petición de Transición Ecológica, ha decidido alejar el tránsito de esas embarcaciones hasta las 11 millas. Podrán, eso sí, navegar de forma perpendicular a la zona delimitada tanto para entrar a la zona costera como para salir hacia el mar.

La limitación estará vigente, en principio, durante una semana a partir de la pasada noche, en la que estaba previsto que se lanzase un aviso a los navegantes advirtiendo de la prohibición. Ahora bien, «no se descarta ampliar la medida a otras zonas, siguiendo la ruta migratoria de las orcas, un mamífero marino de hábitos sociales que se encuentra presente de forma regular en las aguas sometidas a jurisdicción española desde el Estrecho de Gibraltar a las costas atlánticas del golfo de Cádiz y de Galicia y el Cantábrico».

Localización de los grupos

Tanto es así que Transición Ecológica ya ha puesto sobre aviso a los franceses: lo más probable es que los incidentes que se han producido principalmente en Galicia se repitan en sus aguas. Por el momento, están tratando de dar con ellas y localizarlas. La jefa de Especies Marinas de la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación, Elena García, avanzó ayer que un avión de incendios hará vuelos de reconocimiento sobre las aguas gallegas para dar con los cetáceos y advertir de su presencia a quienes naveguen por ese área.

Después de que la consulta a la Comisión Ballenera Internacional (CBI) fuese de escasa utilidad, dado que ese organismo «no tiene constancia de hechos similares de interacciones persistentes en un espacio determinado de la costa», explicó García, Transición Ecológica se ha rodeado de un grupo espontáneo de biólogos expertos en mamíferos marinos con los que trata de encontrar una explicación al comportamiento inusual de las orcas. Una novedad para los navegantes pero también para las propias orcas, que en cada interacción descubren algo nuevo, explica Alfredo López, de la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (CEMMA), que ha entrevistado a quienes han sufrido embates de las orcas e inspeccionado los barcos afectados.

Según explicaron los biólogos, han sido casi 40 las interacciones que se han producido a lo largo de toda la fachada Atlántica, desde el estrecho de Gibraltar hasta Galicia, escenario de 29 encuentros con orcas. El rosario de incidentes arrancó el 20 de julio entre Gibraltar y Trafalgar, con 6 encuentros. Uno se saldó con daños leves en el velero. En otros dos los barcos necesitaron reparación. Las interacciones siguieron en Portugal, donde se constataron 4 y el resto, todos en Galicia. De esos 29 casos, el 44,8 % fueron avistamientos y el resto interacciones con veleros.

Ayer mismo se produjo una nueva interacción entre las orcas y un barco de recreo, el Gautier. Este tuvo que ser remolcado por la Salvamar Regulus hasta Muros, dado que en el encuentro con los cetáceos, estos dañaron el timón y quedó a la deriva 

Otro barco quedó ayer a la deriva y fue remolcado a Muros tras un nuevo encuentro

Salvamento Marítimo informó anoche de un nuevo incidente en el mar relacionado con las orcas, después de que haber remolcado a la embarcación Gautier que sufrió «una interacción» con orcas mientras navegaba frente a las costas gallegas y que se encontraba a la deriva. El barco quedó sin timón y fue remolcado a Muros por la Salvamar Regulus.

Al final van a ser solo 2 —3 como mucho— las orcas que han alterado la navegación por aguas gallegas. Dos juveniles que forman parte de un grupo de 4 o 5, que se aproximan por la popa de forma silenciosa y que después se acercan a las partes móviles, como el timón, que llegan a hacer girar en algunos casos hasta 180 grados. Ruth Esteban, doctora en Ciencias del Mar con una tesis sobre la población de orcas en el Estrecho, detalló el modus operandi de estos ejemplares juveniles, que dejan de interactuar cuando «rompen los componentes móviles o cuando los barcos han dejado de moverse». Por eso recomienda no aproximarse a ellas, intentar navegar fuera de las 12 millas, reducir la velocidad y mantener la calma. Porque eso sí: «No suponen un peligro abierto para el hombre».

Alfredo López explicó que en Galicia se han identificado 13 ejemplares de orcas que nadan en tres grupos, pero solo es uno —mejor dicho, parte de uno— el que interactúa con los barcos. Esos dos jóvenes son los mismos que se vieron por el Estrecho y presentan heridas en las aletas.

Los tripulantes de un velero atacado por las orcas: «Unas golpeaban por la popa y otras por estribor. Nos acorralaron»

Emiliano Mouzo
;
Hablan los tripulantes del Swiss Lady del ataque sufrido por las orcas La manada de cetáceos los embistió durante 30 horas

Las tres personas que viajaban en uno de los tres barcos embestidos por los cetáceos este fin de semana cerca de la costa de A Coruña estuvieron 30 horas sin dormir sufriendo las embestidas de los animales

Tres veleros que se encontraban navegando el pasado fin de semana con el mismo rumbo a unas tres millas (unos 5 kilómetros) al norte de A Coruña fueron atacados y dañados seriamente por un grupo de orcas. La manada de cetáceos atacó en primer lugar al Tamali, de nacionalidad francesa, que navegaba con tres tripulantes a bordo.

Los animales golpearon hasta en diez ocasiones el casco del barco, sobre todo en la zona de la popa y en el centro del velero, lo que provocó daños en los timones de la embarcación, en el cable que une a ambos y también en los equipos de navegación. Ante el peligro que entrañaba la situación lanzó un aviso a navegantes, una alerta que fue recibida por un catamarán inglés que navegaba con otros tres tripulantes a unas dos horas del Tamali y se dirigían de Francia con rumbo a Malta.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Restringen la navegación de veleros pequeños entre Prioriño y Bares por las orcas