Funcionarios y funcionarios


Diferencias

De primera y de segunda. Y mientras unos ejercen su labor descansada, los otros dejan un mar de sudor en el desempeño de su labor. Mientras tanto en la Xunta cierran oficinas para que su personal no se contamine, y cuando abren lo hacen con cita previa y números restringidos. Por el contrario, en los hospitales se amontonan los clientes, y las ventanillas se empañan durante las horas que dura una jornada en la cual tomar un café, a pesar de lo que digan algunas, es una odisea. Cuando llegue el mes del Apóstol, una o dos horas menos de trabajo por jornada. Ya ven la diferencia. Dentro del mismo ente con personalidad jurídica propia, llámese Sergas, hay dos tipos de funcionarios. Uno de ellos son los quijotes que han de seguir viendo lo que su imaginación les permita para poder seguir adelante ante tanta injusticia. Xiana del Cabo.

 Dos maneras de atender

Relato tres sucesos que avalan la siguiente queja: me tuve que desplazar 5 veces a una oficina de la Administración local distante 21 kilómetros de mi domicilio para obtener un simple justificante de empadronamiento de un familiar. Para efectuar la certificación de una carta y estar cerrada la oficina que me correspondía, recorrí 16 kilómetros y esperé dos horas hasta que fui atendido. Esta oficina pertenece a un municipio de más de 15.000 habitantes y estaba atendida por un solo funcionario y con horario reducido. Sin embargo en esos mismos días, fui citado en dos ocasiones en el Hospital da Costa, en Burela. La primera vez a las 3 de la tarde para hacer dos pruebas en el servicio de oftalmología. Y a la semana siguiente la citación se fijó a las 10 de la mañana para ser revisado por el oftalmólogo. En las dos ocasiones la sala de espera estaba ocupada por el número de pacientes permitido según el protocolo y cumpliendo las medidas higiénicas establecidas. En todos los casos que comento, fui atendido por funcionarios. Pero no de la misma forma. ¿Aprecian la diferencia? Vicente Fernández. O Vicedo.

 La prueba 

Soy gallego y resido en Santiago de Compostela. Soy hijo de una persona que ha padecido cáncer de colon. Por la predisposición genética que estos tumores tienen con frecuencia, soy persona de riesgo para repetir la enfermedad de mi padre. Hace un año acudí al médico de cabecera y al especialista, porque presentaba síntomas compatibles con esta enfermedad. Me dijeron que tenían que hacerme una colonoscopia pronto. La cita quedó registrada el día 1/7/2019 por «procedimiento de urgencia». A día de hoy sigo esperando para realizar esta prueba -menos mal que era urgente-. Aunque, ahora que lo pienso, la prueba ya está realizada y de forma muy eficaz: si hubiese tenido un tumor casi seguro que estaría muerto; o quizá me falte poco... Parece que no acabamos de entender bien que recortar dinero en sanidad conduce a que más gente muera. Los políticos se escudan en la poca percepción que tenemos del proceso, pues es un goteo difícil de ver, sobre todo si no nos toca a nosotros. Desgraciadamente, la prueba de la relación directa recortes-muerte ya la tenemos: este goteo se ha convertido en una sangría en la pandemia que estamos viviendo. Más de diez años de recortes en sanidad y de externalización de servicios han conducido a un claro exceso de muertes... Me pregunto si pasaré dentro de poco a ser uno de esos números. Pablo Carpintero. Santiago. 

Envía tus cartas al director
Por correo electrónico a:
cartasaldirector@lavoz.es
Enviar carta
Por correo postal a:
Avenida da prensa, 84 y 85.
Sabón, 15143 Arteixo (A Coruña).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Funcionarios y funcionarios