Ratón defiende su inocencia ante una denuncia por agresión sexual

El portero ourensano del Zaragoza fue acusado días después de los hechos supuestamente acaecidos en la noche del pasado 23 de junio en O Carballiño

Ratón está entrenando en Zaragoza. En la imagen, de esta mañana, a la derecha
Ratón está entrenando en Zaragoza. En la imagen, de esta mañana, a la derecha

Ourense / La Voz

El portero del Real Zaragoza, Álvaro López Ratón (O Carballiño, 1993) fue detenido el pasado 2 de julio como supuesto autor de un delito de agresión sexual. Los hechos relatados por la mujer habrían ocurrido el 23 de junio aunque fueron denunciados seis días más tarde.

Según relató la víctima en el momento de exponer lo sucedido, el jugador de fútbol intentó besarla y tocarla en sus partes íntimas cuando salió a fumar al exterior de un bar en la localidad ourensana de O Carballiño. Ante su negativa, la habría agarrado del brazo y empujado antes de abandonar el lugar.

El joven fue arrestado cuando regresó al municipio y pasó a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de O Carballiño. Tras declarar ante el magistrado, fue puesto en libertad con la prohibición de acercarse y comunicarse por cualquier medio con la denunciante. El proceso continúa abierto y el guardameta será investigado por un presunto delito de agresión sexual.

Ratón, ya incorporado a la disciplina de su club para los entrenamientos de pretemporada del inminente ejercicio deportivo, emitió un comunicado ayer, al trascender la noticia: «No es un día fácil, probablemente uno de los más complicados de mi vida, pero lo afronta con la total tranquilidad de saber que los valores que me inculcaron mis padres, sobre el respeto y la educación de las personas me han valido para superar las diferentes adversidades que uno afronta a lo largo de la vida».

Añade además el cancerbero que «desde el primer momento, el asunto está en manos de mis abogados y tengo plena confianza en que se resuelva a la mayor brevedad posible y pueda dar por cerrado este capítulo».

Álvaro insistió en pedir «respeto para mi persona y, lo que es más importante, para mi familia». El carballiñés agradeció tanto a la entidad maña como a sus compañeros y a los aficionados zaragocistas las diferentes muestras de apoyo que le habían transmitido a la largo del día de ayer.

El guardameta ourensano comenzó a forjarse en la cantera de la Escola de Fútbol Arenteiro, de su localidad natal, antes de recalar en las categorías inferiores del Dépor y debutar en Segunda B en su último año como juvenil en el Montañeros, además de una fallida aventura en la base del Valencia. Le costó asentarse en el fútbol profesional, ya que pasó por las filas del Arroyo, Algeciras, Betis B y Villanovense, antes de recalar en el Zaragoza, donde dio el salto desde el filial para jugar algo más de una veintena de partidos en el plantel maño de la Segunda División.

Votación
19 votos
Comentarios

Ratón defiende su inocencia ante una denuncia por agresión sexual