Un guardia civil ourensano se pega un tiro en el centro de trabajo de su mujer en Rairo

El hombre fue trasladado, aún con vida, al hospital después de dispararse en la cabeza ante su esposa. Y después falleció


Ourense

Un guardia civil ourensano ha fallecido tras pegarse un tiro en el centro de trabajo de su mujer, en la residencia de ancianos San José, de Rairo, en Ourense. Ha ocurrido en la mañana de este martes. Se trata de Carlos Lozano, jefe del servicio cinológico de la Guardia Civil, con sede en la capital ourensana. Todos los que lo conocen destacan su vitalidad y su alegría y se muestran consternados con la noticia ya que, afirman, no habían notado nada especial en los últimos días. Carlos tenía dos hijos y, aunque nació de Valladolid, residía desde hace años en la capital ourensana.

Agentes de la Policía Nacional y la Local fueron los que se desplazaron al lugar y los servicios de emergencia trasladaron al hombre, todavía vivo aunque en estado muy grave, al hospital, aunque no pudieron salvarle la vida.

Según han relatado a La Voz las religiosas que gestionan la residencia, el hombre entró sobre las nueve menos cuarto, preguntando por su mujer, algo que era habitual en él. Su comportamiento, apuntaron, era diferente a otros días, puesto que se mostró muy serio.

Subió hasta la segunda planta, a una habitación donde su esposa estaba atendiendo a una interna. Ella le pidió que la esperara fuera, en el salón de visitas. Y cuando la mujer acudió a su encuentro él la llamó por su nombre y, sin más, se disparó en la cabeza.

«Era un hombre muy alegre, muy participativo, venía a fiestas que celebrábamos aquí en la casa», explicó una de las monjas, impactada por lo sucedido. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

Un guardia civil ourensano se pega un tiro en el centro de trabajo de su mujer en Rairo