Oímbra sobre el techo de cristal

La mayor parte de los puestos de responsabilidad en el municipio están ocupados por mujeres


ourense / la voz

No es algo buscado. Dicen que la casualidad está detrás, pero lo cierto es que sigue siendo algo poco habitual. En el municipio de Oímbra las mujeres mandan desde puestos de responsabilidad. Son mayoría. «Menos el cura y el director del colegio», dicen. Y ellas, aunque creen que no debería ser noticia, son conscientes de que representa un rara avis municipal no solo en Galicia, sino en toda España. En Oímbra son mujeres la alcaldesa, la directora del centro de día, la médico, la enfermera y la auxiliar, la jueza de paz, la directora de la guardería, todas las funcionarias del Concello, la presidenta de la denominación de origen Pemento de Oímbra y de la comunidad de montes, la secretaria judicial, la agente de desarrollo local, la secretaria-interventora y la trabajadora social.

Ana Villarino, del Partido Popular, se convirtió en la primera mujer en ser alcaldesa de la localidad en las pasadas elecciones. Subraya que todo ha sido fruto de la casualidad y que ha sucedido en poco tiempo: «Por exemplo, ata novembro tiñamos un xuíz de paz que se xubilou e entrou unha muller. E pasou o mesmo co resto». Aunque sí señala que es el reflejo de que los tiempos están cambiando y la mujer empieza a asumir responsabilidades mayores sin dudar. «Todo sucede pola incorporación da muller ó mercado laboral. É cada vez isto será máis habitual».

Uno de los casos más curiosos puede ser el de la vecina de la localidad, Maribel Pardo Pardo, que es desde hace dos años la primera presidenta de la Comunidad de Montes. Un organismo compuesto básicamente por hombres - titulares en la mayoría de los casos de los terrenos- pero que cada vez se abre más a las mujeres. «Foi en novembro do 2017. Asumín o cargo porque comentáronmo e animeime. Nese momento non tiña moito que facer xa que as miñas fillas estaban xa fóra da casa, facendo a súa vida. Co tempo, estou intentando animar a máis mulleres a sumarse ao colectivo», explica. Su incorporación, la de las féminas a la lista de comuneros, viene dada todavía, y en mucha ocasiones, tras la muerte de sus maridos y el cambio de titularidad.

Milagros Prada Pardo representa un caso similar. Hace alrededor de cinco años se convirtió en la primera mujer al frente de la Indicación Xeográfica Protexida (IXP) Pemento de Oímbra. En este caso es la primera en todos los sentidos, ya que la IXP nació con ella. «Presenteime e seguimos traballando aí. Agora mesmo hai inscritas unhas cantas mulleres e tamén no consello e no órgano directivo, que somos a metade», explica.

La presencia de mujeres no es solo visible en este tipo de cargos, la regidora añade: «É que aquí a carniceira é muller e antes era home. Incluso, aínda que o farmacéutico é home, está con el a súa dona e as auxiliares son tamén mulleres». Una de las cosas mas representativas de este concello es, además, que la edad de las mujeres con responsabilidades es muy dispar. No se trata de una juventud que viene pisando fuerte, sino de mujeres que dan un paso adelante. «Sempre dicimos, o día que o cura sexa muller, xa estaremos todas», ríe la alcaldesa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Oímbra sobre el techo de cristal