Money, money


Todavía no repuestos de que haya diputados provinciales que cobrasen 140 euros por asistir a una comisión que apenas superaba el minuto -por cierto, implicados de PP, PSOE, DO y BNG, ¿todavía no han devuelto ese dinero?- la política local nos ha vuelto a poner sobre la mesa un ejemplo de a qué se destinan fondos públicos. El grupo municipal del PSOE en el Concello de Ourense, que cuenta con seis concejales, decidió en el año 2017 abonar a cuenta 10.000 euros a una empresa de la que es socia una de sus concejalas. Escuchadas las explicaciones de los implicados, a uno le queda la sensación de que no siempre lo legal es ético y le recomendaría a Barquero y compañía que se aplicasen aquello del César y su mujer. Por cierto, en un grupo político con tantos grupúsculos a uno le cuesta creer que todos estén de acuerdo con este gasto. ¿Será que prefieren callar, por si dentro de unos meses son ellos los que pueden disponer de esa pasta? Sí, ya sé que no es exactamente dinero del Concello de Ourense, sino que es una aportación que se realiza para que los grupos puedan realizar su labor política y, por lo visto, el PSOE entiende que es imprescindible desembolsar 10.000 euros a un asesor que, casualmente, es socio de una de sus concejalas. No es el único grupo que da un uso peculiar a sus fondos. Por ejemplo, Democracia Ourensana lo dedica, según ellos mismos presumen, a inyectar fondos a la televisión Auria TV. Ninguno de los dos casos es, desde luego, comparable a los gin-tonics y mariachis de la época de Paco Rodríguez, pero...

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Money, money