Cara y cruz en los terrenos donde el tren juega al escondite

Una de las pasarelas de 12 de Novembro está bien aprovechada, el resto de pasos sobre la vía esperan a que se les dé alguna utilidad


pontevedra / la voz

El tren juega al escondite en varios puntos de la ciudad pontevedresa. Hay pasarelas sobre las vías del ferrocarril en Doce de Novembro -en esta calle hay dos-, en A Seca -también separadas en dos terrenos, atravesados por la carretera- y en Médico Ballina. ¿Su presente es idéntico? No. La cubierta llamada José Adrio, la más antigua -el resto se hicieron con las obras del Eixo Atlántico- tiene utilidad. De hecho, los vecinos están encantados con el parque infantil que hay sobre ella. El resto, son espacios inertes, alguno con basura desperdigada incluida, que esperan a que se materialicen los planes municipales para estas zonas.

Empezamos por la pasarela veterana, la José Adrio, que tiene dos décadas de vida. Los vecinos se acuerdan bien qué había antes de que se cubriera la vía del tren: «Isto era un auténtico vertedoiro, a xente tiraba o lixo onda a vía. Era moi feo, terrible», recordaba ayer María Dolores. El primer gran cambió llegó en 1997, cuando se cubrió la vía y la zona cambió de cara. Aún así, en el 2013, cuando hubo que derribar parte de la pasarela por las obras del AVE, se dio otro paso de gigante: por fin se instaló un parque infantil. Ayer a media tarde, ese terreno, en el que el suelo del caucho empieza a resentirse por el paso del tiempo, estaba lleno de pequeños. Sus madres, encantadas con la zona de juegos pese a su cercanía a la carretera: «Está muy bien, sobre todo si piensas en cómo era esto antes», decían varias de ellas. En la pasarela hay, además de parque, bancos para sentarse y un amplio espacio libre de suelo rojo.

No hace falta ir muy lejos para darse cuenta de que no todos los falsos túneles están así. En la misma calle 12 de Novembro, enfrente de la pasarela José Adrio, hay otra que está vallada y sin actividad. Dentro pueden verse restos de escombros, una señal tirada y alguna gaviota despistada. Poco más. El Concello, por boca de Luis Bará, anunció en febrero del 2016 que la meta era convertir este espacio en un área de deportes urbanos donde pudiesen ejercitarse los aficionados al skate, scooter y BMX. Pero, 13 meses después, ese objetivo sigue sin cumplirse.

«Darlle prestixio ao barrio»

La siguiente pasarela aparece en A Seca. Allí tampoco se hizo nada con esos terrenos sobre la vía del tren. Están divididos en dos zonas. Y vallados, aunque en uno de ellos es habitual que entren quienes tienen perros con los canes para correr por allí. Esa es, hoy por hoy, la única utilidad de estas zonas. Los vecinos hablan de una oportunidad perdida: «

Pensamos que cando se fixera a pasarela que se lle ía dar algo de prestixio ao barrio da Seca, que se lle ía cambiar a cara, pero ao final non se fixo nada

», decían.

¿Y en Médico Ballina? Tampoco tiene uso alguno de momento la pasarela sobre el tren próxima a la autopista AP-9. Hay un trozo vallado y con hierba, en el que crecen las mimosas. El Concello anunció que habilitaría en la zona un parque infantil con tirolina.

Votación
1 votos
Comentarios

Cara y cruz en los terrenos donde el tren juega al escondite