El gas sigue empeñado en dar sustos en Sanxenxo

Esta mañana volvió a producirse una nueva rotura de una tubería en las obras de la calle Progreso, que está cerrada al tráfico. Habrá que hacer revisiones en todos los edificios


Pontevedra

Ha vuelto a ocurrir. Al igual que el 11 de septiembre, cuando la rotura de una tubería del gas obligó a cortar la calle Progreso de Sanxenxo, que está en pleno zafarrancho de obras, hoy, viernes, ha vuelvo a registrarse una incidencia similar. De hecho, el Concello de Sanxenxo informa de que la calle, una arteria principal de la villa, está cortada al tráfico de momento para poder hacer las reparaciones pertinentes. Habitualmente, aunque está en obras, se habilita un carril para el tráfico rodado. 

Todo ocurrió, según explicó el Concello, a las 9.50 horas, que fue cuando se detectó la rotura de la tubería. Al parecer, una máquina que estaba excavando para colocar un bordillo fue la que la rompió. Afortunadamente, había unos operarios de la empresa de gas en la propia calle Progreso, trabajando casualmente en otro tramo.

Se desplazaron inmediatamente al lugar del problema, y vieron que había que cortar el gas en tres puntos de la villa, ya que la rotura se produjo en una tubería principal. Se dio la circunstancia de que uno de esos lugares donde había que cortar estaba tapado por un vehículo estacionado, que hubo que mover. Aún así, y siempre según la versión municipal, a las 10.30 horas estaba ya cortado el gas. 

Desde entonces, se están realizando los trabajos oportunos para reparar la tubería y restablecer el servicio. Se cerró al tráfico la calle Progreso. Y, aunque en esta ocasión, a diferencia de la del mes de septiembre, no hubo que desalojar ningún edificio, el Concello anuncia que hará inspecciones en los inmuebles para ver si todo está en orden. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El gas sigue empeñado en dar sustos en Sanxenxo