Avícolas de Pontevedra y O Salnés ven positivo censar las gallinas domésticas

Creen que, con amenaza o no de la gripe aviar, es bueno que se controlen las aves de gallineros particulares


pontevedra / la voz

Además de un buen número de granjas, en Pontevedra y O Salnés hay varias industrias avícolas o cárnicas que viven de la venta de huevos o carne de aves. A estas empresas, las medidas adoptadas por la Xunta para prevenir la gripe aviar no les influyen, porque ya están totalmente controladas y reguladas en el ámbito sanitario. Pero, desde luego, no son ajenas a todo el proceso. Principalmente, porque, si ocurre lo mismo que hace años, el consumo se podría resentir. Por eso consideran tan importante que la Xunta esté aplicando medidas aún cuando no se dio ningún hecho en Galicia que implique un riesgo. Las avícolas consultadas aplauden la decisión de la Administración autonómica de hacer un censo de gallineros domésticos en las zonas de especial riesgo -Sanxenxo se incluye ahí- o de especial vigilancia, en la que se enmarcan Pontevedra, Poio, Vilaboa y Marín.

Con palabras similares, desde las avícolas insisten en un mismo mensaje: «Todas las medidas de control sanitario son fantásticas, así que aplaudimos que la Xunta se decida a censar las gallinas domésticas, cuanto más control haya mucho mejor para todos. Es maravilloso que la gente críe pollos y gallinas en casa, pero hay que hacerlo con todas las garantías sanitarias», indicaba un empresario del sector avícola pontevedrés. «Nos parece muy bien. Sobre todo por el control sanitario que eso va a conllevar. A nosotros nos exigen que tomemos una serie de medidas, que sigamos unas pautas, y eso está bien. Pero luego ves que el señor de al lado tiene sus gallinas de cualquier manera. Así que todo lo que ayude a regularizar y a controlar esta cuestión nos parece fantástico», añadían desde una avícola de O Salnés.

Los particulares, con calma

Por tanto, está claro que la industria aplaude el censo de gallineros. ¿Qué opinan los particulares? De momento, se toman las medidas de la Xunta -la Administración envió circulares a los concellos afectados, que a su vez están poniendo bandos para informar a los vecinos- con bastante calma. En Sanxenxo, donde el Ayuntamiento puso a disposición de los dueños de gallineros la oficina medioambiental de Vilalonga, ayer se recibieron cuatro consultas, pero de momento ninguna petición de censo. En realidad, muchos ciudadanos creen que, como ocurrió en el 2006, pese a las medidas anunciadas por la Xunta, será difícil que se acabe controlando la cantidad de aves que se crían prácticamente en todas las casas del rural pontevedrés. Tampoco los concellos tienen demasiado claro cómo se va a elaborar ese censo. Apuestan por colaborar, sí. Pero dudan de que cuenten con mecanismos para tamaña cuestión.

«Chegounos a circular da Xunta informándonos de que hai que facer o censo de galiñeiros. Nós encantados de colaborar, pero está claro que non imos andar detrás da xente para que veña censar as galiñas, nós non imos obrigar a ninguén. Nin temos maneira de facelo nin nos parecen as formas axeitadas»

, razonaba ayer el concejal de Poio Xosé Lodeiro. Algunos técnicos medioambientales municipales consultados añadían ayer también que hay quien recela de dar de alta sus gallinas porque no creen que se vaya a quedar en un simple registro por el tema de la gripe aviar. Hay temor a que, detrás del censo, acabe llegando tarde o temprano alguna medida fiscalizadora.

Votación
0 votos
Comentarios

Avícolas de Pontevedra y O Salnés ven positivo censar las gallinas domésticas