«Policía, venga, no me puedo levantar»

Una mujer mayor pide auxilio al 112. Se cayó y, aunque está consciente, ni ella ni la vecina que oyó sus gritos logran ponerla en pie. Acuden los municipales. ¿Les suena el caso? Se vive a menudo en la ciudad


pontevedra / la voz

«Al policía local se le relaciona con el que te pone la multa, pero es mucho más que eso». El que habla así es un agente municipal que da a conocer uno de los servicios más entrañables e importantes que presta la Policía Local de Pontevedra. Les llama labores humanitarias. Y cuenta que a lo largo del año realizan unas 300. ¿De qué se trata? De localizar a personas a las que sus familiares echan en falta unas horas, de acudir cada vez que alguien se cae en la calle a cuenta de una baldosa levantada, de ir a ver qué le ocurre al indigente que está tirado en la vía pública o de mandar al hospital a un chaval en coma etílico. Pero, sobre todo, en los últimos años el servicio humanitario más habitual tiene que ver con los mayores. Todos los meses, agentes municipales son requeridos para ir a domicilios. Y la llamada de auxilio suele empezar siempre igual: «Policía, venga, no me puedo levantar». Acuden a las casas ante caídas. A veces les llaman ancianos que viven solos. Y otras sus familiares o vecinos, desesperados porque no logran levantarlos.

También son muchos los servicios humanitarios que prestan para ayudar a personas que no logran contactar con sus familiares. En ocasiones, como ocurrió en varios casos en el 2019, encuentran a la persona fallecida en el inmueble. En otros, como pasó con una vecina de Pontevedra a la que su hija llamaba desde Asturias durante horas sin éxito, descubren que está perfectamente, pero se le había quedado descolgado el teléfono.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Policía, venga, no me puedo levantar»