El cierre de la piscina municipal de Sar, en Santiago, ahoga a clubes deportivos y abonados

cinthya martínez / R. M. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

PACO RODRÍGUEZ

La obra para cambiar su cubierta concentra la actividad acuática en Santa Isabel

16 oct 2021 . Actualizado a las 01:19 h.

La instalación de una nueva cubierta telescópica en las piscinas exteriores del Multiusos Fontes do Sar aún no ha empezado y hay quien ya está deseando que acabe. El Consorcio de Santiago, propietario de las instalaciones, ya adjudicó la obra y prevé que empiece en las próximas semanas. Su ejecución, que durará cuatro meses, supone que la actividad acuática de la ciudad se concentre en la piscina de Santa Isabel, donde ahora conviven sus abonados, antiguos usuarios de Sar y clubes deportivos que se organizan como pueden para tener tiempo y espacio para entrenar.

Camilo González era uno de los usuarios de la piscina de Sar. Con su cierre, gracias al bono conjunto que se ofrece para ambos complejos desde junio del año pasado, se le permite acceder al agua de Santa Isabel. «Prefería que abrisen a outra piscina por comodidade, porque aquí para poder aparcar teño que andar ás voltas», confiesa. Expresa que suele entrenar por la mañana, a primera hora, «para poder nadar ben», ya que por la tarde suele haber más afluencia. Aunque acaba de matricularse, Carmen Cao reconoce también que es mejor «ir pola mañá, porque pola tarde xúntase máis xente».

Sin embargo, no todos los abonados asumen el cambio de instalaciones. El gerente del Multiusos Fontes do Sar, Antón Antelo, asegura que el cierre de la piscina «provocou moitas baixas». Y pone ejemplos: «Moitos residentes en Fontiñas que só facían uso da piscina de Sar e podían chegar a ela a pé, optan por darse de baixa porque para vir a Santa Isabel teñen que coller o coche ou utilizar transporte público».