La oposición de Ames cuestionó las cifras y la negociación para el presupuesto, de 23 millones

PP, PxA y el edil no adscrito ven el documento poco ambicioso

.

SAntiago / la voz

El Concello de Ames dio en la noche del jueves el paso más importante de lo que va de mandato al aprobar el primer presupuesto del actual gobierno, un tripartito del PSOE, Contigo Pódese y BNG, con el apoyo de Ames Novo. Esta suma de votos tuvo como contrapeso la férrea oposición del Partido Popular, Pacto por Ames y el edil no adscrito, Javier López, que cuestionaron la forma, el fondo y el proceso de un documento con una estimación de ingresos y gastos de más de 23 millones de euros.

El gobierno local defendió el presupuesto con la edila de Facenda, Genma Otero (Contigo Pódese) como portavoz. Lo hizo incidiendo en que supone un «blindaxe dos servizos sociais» y evidencia una rebaja de la deuda y de los intereses de créditos abiertos en mandatos anteriores «e que temos que pagar agora». También reconoció que los programas específicos para los jóvenes y el incremento de la inversión eran asignaturas «pendientes», no así la prestación de servicios.

Pilar Candocia, de Ames Novo, explicó el voto positivo de su agrupación «por responsabilidade» y con el matiz de que no supone «un cheque en branco».

A su vez, las valoraciones de la oposición al documento pusieron en duda el propio presupuesto y el hecho de que el gobierno local rechazase cualquier negociación con ellos.

Gobierno

«acomplexado»

Javier López, concejal no adscrito, consideró el presupuesto la mejor prueba de que el gobierno amiense «está falto de ideas» y es un equipo «acomplexado». También echó en falta sus demandadas iniciativas para fomentar el empleo. López fue especialmente crítico con la decisión del ejecutivo de incluir las asignaciones a las que renunció en favor de Cáritas y de la asociación de jubilados en la partida genérica de servicios sociales, ya que según el Concello, esta era la única vía posible.

Ramón Argibay, cabeza de lista y portavoz de PxA, centró su argumentación en cifras y resultados, señalando que la inversión «é a mais baixa da década», con el matiz de que lo importante será comprobar el porcentaje de ejecución. Argibay afirmó también que el documento es una imposición «da esquerda máis radical» y acusó a los grupos que aprobaron las cuentas de «practicar a segregación ideolóxica». Así, la inclusión de partidas para estudiar cómo elaborar unos presupuestos participativos y la asistencia técnica para analizar si el servicio del agua se puede municipalizar fueron calificados por el edil de «surrealistas».

La nueva portavoz del PP, Oliva Agra, recordó al tripartito que el propio documento presupuestario reconocía que la situación económica había mejorado y denunció que tras ver las partidas inversoras quedaba claro que «o rural segue a ser o gran discriminado da esquerda» y explicó que el incremento de fondos para el área de servicios sociales obedecía especialmente al gasto derivado del incremento del personal.

Tras el visto bueno plenario y la publicación del preceptivo anuncio en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) que edita la Diputación, el documento debe superar un período de 15 días de exposición pública antes de su entrada en vigor.

Votación
0 votos
Comentarios

La oposición de Ames cuestionó las cifras y la negociación para el presupuesto, de 23 millones