«En Visantoña e arredores hai un músico en cada casa grazas á banda»

La formación instrumental de Santiso celebra en buena forma su 140 aniversario

.

melide / la voz

Visantoña le hace sombra toponímica a Santiso, el municipio al que pertenece ese núcleo muy conocido por la banda de música que le dio popularidad a lo largo y ancho de la geografía gallega. Pues bien. La formación instrumental está de aniversario y no de uno cualquiera, sino de esos que se escriben con números redondos. Ciento cuarenta años, ni más ni menos, son los que cumple la agrupación musical, a la que su trayectoria casi ininterrumpida la distingue como la banda gallega de mayor antigüedad. Solo la Guerra Civil ensombreció, al menos públicamente, la actividad cultural de los vecinos de Visantoña, orgullosos, al igual que por extensión del resto de los paisanos del concello, «de preservar no tempo unha tradición», afirma Fernando Camino Carril. Musical y, verán también, familiar.

Quien habla es vecino de la parroquia de Pezobre, percusionista de la formación desde los 90, y presidente de la Asociación Cultural Banda Escola de Música de Visantoña, el colectivo que se constituyó para canalizar las ayudas públicas que únicamente reciben de la administración local y de la provincial. Este músico y carpintero de profesión comenta que «para nós -los vecinos de Santiso- é normal formarse en música e ser da banda». De hecho, cuenta que su abuelo, sin ir más lejos, formó parte de la agrupación durante más de 60 años. «En todas as casas de Visantoña e arredores houbo ou hai un músico grazas á banda», afirma Fernando Camino, que también presume de un buen puñado de paisanos que se formaron en la escuela de música y que ahora ejercen profesionalmente en ese campo y hasta en otros países como México y Suiza.

Ese centro de enseñanza que como resorte de la banda tuvo el acierto de crear su director perpetuo, el finado Eugenio Pazos Reyes -de hecho, la escuela lleva su nombre- funciona, en efecto, como cantera de la agrupación instrumental, integrada hoy por 35 músicos a los que dirige la batuta de Iván Pantín Vázquez. «Atravesamos por un bo momento, sobre todo en ilusión», afirma el presidente del colectivo que aúna la banda y la escuela de música, con 27 alumnos que reciben de 7 profesores una formación reglada por la Consellería de Educación. Es el entusiasmo el que pudo «cos altos e baixos que sempre tivo a banda», admite Fernando Camino para explicar que «custa manterse porque os cartos son difíciles de xuntar».

La ayuda institucional, aunque la agradecen, a poco llega en la asociación cultural, que no renuncia a que el Concello de Santiso asuma la gestión de la escuela de la música para aliviar gastos. Entretanto, se ayudan, además de la subvención municipal y de la que les concede la Diputación, de las aportaciones que reciben de los 250 socios, de los padres de los alumnos y de las empresas de la zona, que «sempre colaboran en todo o que facemos para recadar fondos», subraya el presidente de la asociación cultural.

Y el todo este año no será precisamente poco. El haber participado meses atrás en el Certamen Gallego de Bandas, que reúne a lo más granado del panorama gallego, «fíxonos medrar moito. Tocar no Auditorio de Galicia -explica Fernando Camino- é un privilexio e querer facelo ben esixiunos moitas horas de ensaio». Levantaron al público de las butacas a la hora de aplaudir. Fuera o no por ello, lo cierto es que, al margen de la programación especial con motivo del 140 aniversario, la Banda de Música de Visantoña tiene la agenda de conciertos muy copada para esta temporada. Solo a través de la Rede Cultural de la Diputación ha sido solicitada para una decena de conciertos. Y más de uno, a mayores, también tiene cerrado.

Orígenes. La banda se fundó en 1877 en el Pazo de Vilar de Ferreiros, Visantoña.

Conmemoración. Junto con el Concello de Santiso, se trabaja en un programa que incluye, entre otros actos, una exposición de los 140 años de la formación, un encuentro de bandas y un intercambio cultural.

Votación
2 votos
Comentarios

«En Visantoña e arredores hai un músico en cada casa grazas á banda»