Qué ritmo tiene Eurovisión


Qué ritmo tiene TVE, qué manera tan elegante de hacernos perder los nervios, qué modos tan espectaculares para enganchar a la audiencia. Si todavía no han visto la gala en la que se escogía al cantante que nos representará en Eurovisión, dense la oportunidad de disfrutarla como otro de los hitos que últimamente nos está dando la cadena pública, porque tiene todos los ingredientes para sonrojarnos en el made in Spain. Qué nivel, Maribel. Cuesta imaginarse cómo sería la primera televisión, cómo en los años sesenta llevarían a cabo la realización de un programa en directo, pero comparado con este del 2017 no hay color. El blanco y negro gana sobradamente a una puesta en escena cutrísima, una iluminación terrorífica y una manera de hacer tele que refleja el interés (porque no pueden ser los medios) que se le pone a este tipo de programas. Que si valen para algo es para enseñarnos cómo superar el bochorno. El que llevó a Jaime Cantizano a palidecer y atorarse como un pulpo cuando la gala se le fue de las manos, con los eurofans descontrolados, un jurado ojiplático y unos artistas de verbena. Eurovisión es para TVE un circo que cada año gana en asombro y en decadencia, agotado en dar la nota función tras función. Tomarse en serio tanto despropósito solo invita a desgajarse en la pasión eurofán, curtida en el gran show. Para el resto, el festival es siempre un esperpento.

Votación
6 votos

Qué ritmo tiene Eurovisión