«Si había una cena de once personas yo tenía que recoger sola toda la mesa»

Las gallegas que trabajaron como niñeras en el extranjero reconocen que existe abuso


redacción / la voz

Irene es gallega y en el año 2015 se embarcó en la aventura de trabajar como au pair, en su caso en Francia (Nantes). Reconoce que la experiencia fue mucho más dura de lo que esperaba.

«Yo cuidaba a unos gemelos y la niña tenía una gran minusvalía. Tenía problemas de audición, malformaciones en los brazos y en las piernas, y necesitaba ayuda para todo lo que fuese llegarse al a cabeza: para comer, lavarse la cara, sonarse los mocos...». Ella fue con la idea idílica de ser una más de la familia, «pero después tus labores parece que nunca terminan, porque al trabajar en una casa en la que también vives pues la línea está un poco diluida».

Se suponía que Irene tenía que colaborar como una más de la casa. «Pero la realidad es que para mí era trabajar de más. Si había una cena de once personas ellos contemplaban como normal que yo recogiera sola toda la mesa. Me parecía un poco abuso».

Irene sufría ansiedad por la gran carga que tenía sobre sus hombros. Además, los niños en este tipo de familias están acostumbrados a que los críen las niñeras y se las saben todas. «Yo despertaba al niño por la mañana y peleaba con él para que se vistiera, pero no me hacía caso y me desesperaba. Entonces le pedía a la madre que interviniera, pero el niño le decía que no se había vestido porque yo le había pegado y le había gritado. Y la madre le hacía caso. En ese sentido era muy frustrante».

Laura Oliveira también recogió en su blog algunas anécdotas muy descriptivas. Como cuando llegó a su primera familia y le dieron una habitación de dos metros cuadrados. O cuando el primer día preguntó si se podía duchar y su anfitriona le contestó que para qué si ella la veía limpia.

El consejo para quienes sueñen con la aventura de ser au pair está claro: «que se asesoren mucho con alguien que ya tenga experiencia -concluye Irene-, porque tu llegas allí con unas condiciones supuestamente cerradas y luego te encuentras con otra cosa diferente».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

«Si había una cena de once personas yo tenía que recoger sola toda la mesa»