Samanta Villar busca y encuentra «la fórmula del amor»

La presentadora regresa a Cuatro con «La vida con Samanta»


Redaccion

Ayer se estrenó en Cuatro La vida con Samanta con Samanta Villar indagando sobre la fórmula del amor. ¿Existe realmente? En su búsqueda, la presentadora llegó a La Escuela del Amor de Barcelona y se puso en sus manos en un curioso experimento.

¿Existe la fórmula del amor? «La tenemos y la aplicamos. Enseñamos a las personas cuál es el algoritmo mágico del amor y cómo entender su propia biología para, a través de ese perfil de personalidad, encontrar a alguien biológicamente compatible», le explicó Miquel, su responsable, a Samanta Villar

Samanta se puso en sus manos. Tras realizar el «sinapsis test» y con su perfil biológico en sus manos, se dispuso a «cazar» a un hombre. «Yo hace décadas que no le entro a nadie», confesó Samanta, pero eso no le impidió llevar su experimento hasta una coctelería donde, con la ayuda de Miquel, se dispuso a encontrar a su media naranja. Con dos preguntas comodín para empezar: «¿A qué te dedicas?» y «¿qué es lo que más te gusta de tu trabajo?». 

Con estos consejos básicos y los «chivatazos» de Miquel, Samanta tuvo varias citas en las que fue conociendo a los candidatos a conquistar su corazón. Y uno, Raúl, fue el elegido a pesar del escepticismo de Samanta sobre el método.

Así llegó una segunda cita en la «casa televisiva» de la presentadora donde se entregaron ambos al juego de la seducción. Y saltó la chispa, el tonteo, la tensión sexual, y Miquel tuvo claro que ambos compartían «los ingredientes necesarios para sentar las bases de un amor que podría durar mucho tiempo».  

Y hasta ahí llegó Samanta Villar en el experimento de La Escuela del Amor. «Yo tengo mi vida, mi estabilidad… Estoy encantada con como estoy. No me gustaría poner en peligro para nada lo que tengo», concluyó, en referencia a su matrimonio, a su marido, su familia, sus dos hijos.

«Me siento muy incómoda, pensar que esto puede ser tan rápido, así», sentenció, antes de concluir que nunca más volvería a ver a Raúl. 

¿Son las palabras de Samanta Villar sobre la maternidad una campaña de marketing?

C. Barbería

Una madre anónima, treintañera y mileurista, aprieta las tuercas a la periodista de Cuatro en el programa de Risto. Ella no se lo tomó nada bien

Tras escuchar lo que Cristina Ysasi -madre anónima, mileurista, rozando la treintena- tenía que decirle, Samantha Villar se enfadó y mucho.  La entrevistadora estrella de Cuatro acudió este domingo en calidad de entrevistada al Chester para, una vez más, cargar las tintas contra la maternidad. Airear sus miserias, arrojar luz sobre sus zonas más oscuras y descubrir todo aquello que nadie te cuenta cuando vas a tener un hijo. Nada nuevo bajo el sol: la reportera lleva un año a vueltas con un tema que ha convertido ya en cruzada personal. En marzo del año pasado fue, a los 41 años, madre de mellizos. Todo -embarazo y parto- fue documentado por las cámaras de televisión y emitido dos meses más tarde. Después, recogió toda la frustración que le supuso la experiencia en el libro Madre hay más que una, un «sacrificio estratosférico», una suerte de «engaño», una «pérdida de calidad de vida».  Samanta Villar se convirtió así en una suerte de «mala madre», título del que lejos de sentirse abochornada presume siempre que puede. Volvió a demostrarlo anoche, acomodada frente a Risto en el famoso sofá de Cuatro. Pero entonces el programa del publicista introdujo una segunda opinión en escena, la de una mujer que, con una hija de dos años y medio, enfoca la maternidad desde un punto de vista radicalmente distinto.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Samanta Villar busca y encuentra «la fórmula del amor»