Tres días de invierno: lluvias y nieve

Los termómetros se desplomarán casi 15 grados, pero el viernes volverá de nuevo el calor


El fugaz veranillo que nos concedió la recta final de la Semana Santa para, como siempre, llevarle la contraria al resto de la Península era solo un espejismo. No guarden todavía paraguas y abrigos: haciendo honor al refrán, al cielo de abril todavía le queda agua que descargar. Nos esperan aún como mínimo 72 horas de frío y lluvia. Serán, dicen los expertos, los últimos coletazos del invierno.

Avanza desde el oeste un frente que anuncia la llegada de una borrasca activa. A partir de este martes, Galicia regresará al tiempo invernal, con un descenso importante de las temperaturas, cielos nublados que impedirán disfrutar de las estrellas líridas y chubascos generalizados, pero intermitentes, que en zonas altas podrán caer en forma de granizo y estar acompañadas de aparato eléctrico. Volverá incluso a nevar a partir de los mil metros en el interior, en la montaña de Lugo y Ourense. 

El mar también se verá alterado. Para el miércoles, se esperan olas de cuatro metros de altura en el litoral de Pontevedra y de A Coruña. Hay, para todo el día, activada una alerta amarilla: en la costa pontevedresa a partir de la nueve de la mañana; y en las Rías Baixas y en la Costa da Morte, por la tarde hasta, como mínimo, la medianoche.

Para el jueves se espera una jornada muy similar al miércoles: cielos cubiertos, lluvias que ocasionalmente podrían ser fuertes y tormentas, avanza la Aemet. Podría helar en zonas altas del sureste y sentirse vientos del suroeste y el oeste con rachas fuertes en el litoral y en la montaña interior.

El viernes será un día de transición: a medida que se acerque el fin de semana volverá la estabilidad, el buen tiempo. Así, el contraste será considerable a lo largo de toda la semana: los gallegos pasarán de los 30 grados del pasado sábado, incluso del domingo, a los 10 y 15 que los termómetros chequearán este miércoles y este jueves -las mínimas llegarán a los 8 grados-, para después regresar de nuevo, en cuestión de horas, al calor. Desde Meteogalicia prefieren, de momento, ser prudentes, pero estiman que en tres o cuatro días las temperaturas volverán a superar los 20 grados en toda la comunidad.

No es este un fenómeno raro. Al contrario. La inestabilidad es típica de la primavera, el momento más complicado del año para hacer predicciones: es una época de días largos, muchas horas ya de luz. Esto propicia notables diferencias de temperaturas entre los ratos de sombra y los que asoma el sol, con largos períodos de exposición, a lo que contribuyen pequeñas depresiones atmosféricas que, de un día a otro, dan lugar a alteraciones bruscas del tiempo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Tres días de invierno: lluvias y nieve