La novia de un británico muerto en Magaluf culpa a la altura de los balcones

Mia Smith, la pareja del joven fallecido, ha querido alertar en la red con su historia


Redacción

Magaluf es sinónimo de polémica. Esta localidad mallorquina es protagonista negativa del verano por la llegada masiva de jóvenes extranjeros con ganas de borrachera y de fiesta. Muchas veces, con efectos letales vía balconing. Freddie fue tan solo uno de los muchos que acuden a esta localidad. Según su novia, por trabajo. Pero acabó muerto, tras precipitarse del balcón de su hotel. Se convertía así en el primer muerto por esta práctica en el presente verano. Sin embargo, no fue el único caso que alertó a la seguridad. En menos de una semana, se registraron tres heridos más en circunstancias similares, según informa la agencia EFE. El final de esos jóvenes, fue diferente.

La historia de Freddie se ha hecho viral en las redes sociales tras un mensaje de su pareja, Mia Smith. Un mensaje en el que, tras la muerte de su novio, alertaba de la escasa altura de las barandillas de los balcones, a las que responsabiliza su triste final. 

El suceso ocurrió el mes pasado, y la británica ha asegurado en la publicación que su novio no saltó, sino que «salió al balcón después de una noche de fiesta, y se cayó». Prosiguiendo con su teoría, argumentaba que «si es posible tropezar y caerse de un balcón», es que no está a una «altura segura». 

En su mensaje culpaba de la muerte a la poca altura de las barandillas de los hoteles. Según expresa, la altura mínima queda «a la altura de la cadera», es decir, poco más de un metro de alto. Por lo tanto, asegura que es una medida que llama a los accidentes.

Igualmente, manifiesta que, de haber conocido la cantidad de accidentes por caídas en los balcones de Magaluf, se habría «asegurado» de que su novio cerrase el balcón, para que no intentase salir después de beber.

Aprovechaba su experiencia para denunciar «la falta de concienciación y de promoción de la seguridad», añadiendo que los hoteles del lugar «hacen dinero» gracias a los «grupos animados con alcohol». Por ello, considera que los hoteles, siendo conscientes de las condiciones en las que regresan sus clientes, deberían «asegurarse de que hay precauciones extra para mantenerlos a salvo».

La carta de Mia Smith ha tenido un importante eco en las redes sociales. Muchas personas apoyaban su teoría, pero otras muchas la criticaban y estaban convencidas de que el novio de la joven se precipitó al vacío después de consumir alcohol de manera irresponsable. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

La novia de un británico muerto en Magaluf culpa a la altura de los balcones