Lanzan una petición de alojamiento para que el personal del Chuac no tenga que volver a sus casas

Ya son casi 1.800 personas las que apoyan la medida a través de la plataforma change.org

Trabajadoras de Urgencias del Chuac
Trabajadoras de Urgencias del Chuac

A CORUÑA

A través de la plataforma change.org, desde hace dos días cientos de personas se han sumado a la petición de habilitar alojamientos para el personal sanitario que trabaja en el Chuac, de modo que no tengan que regresar a sus casas al terminar sus turnos «poniendo en peligro a sus propias familias», subraya la petición. 

La solicitud ciudadana reclama que durante la crisis de la pandemia por el coronavirus se proporcionen espacios para su descanso de modo gratuito «en condiciones de seguridad, salubridad entre turno y turno, sin la preocupación y la ansiedad que les genera volver a sus domicilios y arriesgar a toda su familia a un posible contagio del COVID-19».

Consideran los que apoyan la petición, casi 1.800 personas en apenas dos días, que «no es de recibo que a estás personas se les genere este estado de ansiedad y preocupación, agravando su período de descanso con esta carga».

La propuesta sugiere  que la mejor solución para los trabajadores sería «el aislamiento en los hoteles cercanos a sus centros de trabajo», algo que «muchos ya lo hacen en sus propios domicilios, aislándose en una habitación cuando vuelven de su turno y deben de desinfectarse completamente y no  tener contacto con sus familiares».

«Evita que estos héroes y heroínas tengan que sumar a su carga de trabajo la ansiedad», concluye la petición. 

La medida cubriría además las dificultades del personal que vive en la comarca y está sufriendo problemas para regresar a sus hogares al terminar sus turnos dada la reducción del transporte público. 

La reducción de buses de Oleiros deja sin servicio nocturno al personal sanitario

La Voz

La Xunta ha pedido al Chuac un informe de las necesidades de los trabajadores para ajustar los horarios

Mientras a las ocho de la tarde, los balcones se llenan de aplausos a los sanitarios, a Isabel Vázquez, auxiliar de enfermería en el Chuac, le quedan dos horas por delante para acabar su jornada. Ella es una de esas células que combaten la crisis en primera línea. Pero las medidas restrictivas se lo han puesto especialmente difícil. Su dilema es este: trabaja en el Chuac, vive en Cambre, y desde hace una semana se ha quedado sin autobús para volver a casa. Narra así el caso del pasado viernes: «Aunque sigo acabando a las diez de la noche, los protocolos nos hacen estar más tiempo. Al finalizar la jornada tenemos que ducharnos, de ahí volver a la planta donde dejaste tu ropa de calle y marcharte. Así que el viernes, llegué a la parada (en As Xubias, debajo del Chuac) pero el bus no venía. Y pasaban los minutos, y nada. Llamé a un taxi y todos ocupados. Fue desesperante». Finalmente, Isabel encontró apoyo en uno de los operarios de la gasolinera ubicada frente al Materno, quien le consiguió un taxi. «¿Es esto lo que me espera cada día? ¿Acabar una jornada agotadora y tener que gastarme un taxi hasta la Cuesta de la Tapia?». Le ocurre lo mismo a otras compañeras. «No todas tenemos coches, nos parece normal que reduzcan frecuencias y que la gente se quede en su casa, pero a muchas nos están haciendo una faena», añade. Nieves, trabajadora en el centro de especialidades del Ventorrillo, y con residencia en O Temple, también recurre al bus Calpita para desplazarse. «Mi horario es matinal, pero si me tocase de tarde me pasaría lo mismo», relata. «Tenemos compañeras del entorno de la ciudad que se han quedado sin bus de regreso».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Lanzan una petición de alojamiento para que el personal del Chuac no tenga que volver a sus casas