«Los madrileños parecemos la peste negra», dice una veraneante habitual en Laxe

Residentes en la capital de España se quejan de que se les culpa generalizadamente de incumplir las restricciones de movilidad

Concellos gallegos como el de O Grove se han mostrado preocupados por la llegada de foráneos
Concellos gallegos como el de O Grove se han mostrado preocupados por la llegada de foráneos

redacción / la voz

El sentimiento es común. Mucho apego a una tierra que es su segunda casa y una sensación compartida de cierta discriminación. María José Domínguez y Mario Díaz son dos buenos ejemplos. Viven en Madrid y Leganés, con familiares en Galicia, el primero, y la segunda visitando Laxe en los últimos 20 años. Pero ninguno de ellos se ha saltado las restricciones de movilidad, aunque no ponen en duda de que pueda estar sucediendo.

«Los madrileños parece que somos la peste negra», señala desde su casa en la capital Domínguez, quien apenas ha salido tres días de casa desde que se han relajado las medidas de confinamiento y, asegura, no le resultó «agradable». En una conversación telefónica comenta que no sabe de ningún caso entre sus conocidos que se hayan desplazado a otra comunidad, aunque casi todos tienen vínculos con otras regiones que frecuentan. «Nos llaman madrileños a todos. Yo no dudo de que la gente se esté moviendo irresponsablemente, pero seguro que no son todos de Madrid. Nos echan la culpa de todo, y eso es inapropiado», se lamenta.

María José y su familia llevan dos decenios fieles a su cita con Laxe. Alquilan un apartamento para la primera quincena de agosto y este año no saben si podrán hacerlo. «Las normas son para todo el mundo y hay que cumplirlas, aunque todo el mundo no es así», reconoce.

«Solo iré si me dejan»

A Mario Díaz y María José les une su pasión por Laxe. Allí viven los padres de Mario parte del año, y el coronavirus les ha cogido precisamente en esta localidad de la Costa da Morte. «No se han movido de allí desde que comenzó la pandemia, y nosotros tampoco hemos ni intentado ir. Este verano solo iré si me dejan».

Mario reconoce que hay gente para todo, pero cree que se está creando una polémica injusta por la actitud de unos pocos. «Los alcaldes de localidades como Laxe, que no son muy grandes, conocen a todo el pueblo y también a los habituales. Si ven que alguno no cumple las normas se lo tendrían que decir, y si no hacen caso acudir a la Guardia Civil. Con tres denuncias se acababa el problema», arguye. En julio espera que sus padres puedan ir a Madrid, «pero siempre que puedan volver a Laxe».

Los viajes desde Madrid a Galicia se disparan un 25 % con la desescalada

Manuel Varela
Frontera entre Galicia y Castilla y León sin controles
Frontera entre Galicia y Castilla y León sin controles

La fase 1 en la capital multiplica los desplazamientos hacia A Mariña y las Rías Baixas

El 22 de mayo, cuando el gobierno de Isabel Díaz Ayuso ya había recurrido ante el Supremo la decisión del Ministerio de Sanidad de mantener su comunidad en fase 0, se registraron más de 1.600 desplazamientos entre Madrid y Galicia. A pesar de las restricciones de movilidad impuestas por el estado de alarma, cientos de personas viajaron desde la capital española hacia A Coruña, Vigo, Ourense, Santiago, Pontevedra y Sanxenxo, los seis principales destinos ese viernes según el análisis a los datos de movilidad que elabora diariamente el Ministerio de Transporte a partir de 13 millones de líneas de teléfono móvil.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos
Comentarios

«Los madrileños parecemos la peste negra», dice una veraneante habitual en Laxe