El pitillo empieza a desaparecer de las terrazas

Muchos hosteleros de A Coruña han optado por colocar carteles advirtiendo de la prohibición de fumar


a coruña / la voz

En cuanto el gallego se deja de poner calcetines a finales de primavera, los hosteleros sacan las terrazas a la calle. Al cliente le chiflan y al dueño del bar le llenan la caja. Pero el covid trajo la ruina. Cuando el Gobierno permitió su instalación el 11 de mayo, los desmanes que se vieron en algunas cafeterías llevaron a muchos hosteleros a cerrar, enrabietados por el incumplimiento de las normas. Otros, como si oyeran llover. Y eso que entonces solo tenían que llevar guantes y mascarilla los camareros. El que se sentaba, si lo estimaba, podía estar con la única protección de un bañador.

Costó semanas educar y pese a que la inmensa mayoría aprendió a comportarse y todo el mundo se puso la mascarilla, los positivos por covid comenzaron a crecer en la zona sanitaria coruñesa en las últimas semanas. Había que hacer algo y la Xunta prohibió fumar porque los expertos coinciden en que el humo del tabaco es un importante foco de contagio. Ayer fue el primer día que entró en vigor la norma y La Voz visitó algunas de las zonas de terraceo más importantes de A Coruña. En resumen, los clientes cumplen.

Pese a que se permite fumar si existe una distancia superior a los dos metros, algunos hosteleros, como el propietario del Tequeño, en María Pita, José Ángel Pastoriza, han optado por prohibirlo. Así tenga un solo cliente en sus mesas. Llenó la terraza de carteles de prohibido «porque somos incapaces de controlar a la gente y vivimos mucho más tranquilos. Ya nos llega y nos sobra con estar pendientes de la separación entre mesas», dice.

Otros han optado por hacer desaparecer los ceniceros. «Cuando alguien nos lo pide, decimos que ante la imposibilidad de mantener la distancia, en la terraza no se puede fumar», confiesa Ramón Cueto, de la cafetería Rueda, en la ronda de Outeiro.

Una cosa es quitar los ceniceros de las mesas y otra es aceptarlo con buena cara. Hosteleros como Víctor García, de la cervecería Victoria, en el Agra do Orzán, dicen estar cansados de tanta prohibición. «Entiendo que lo más importante es la salud, pero parece que somos solo nosotros los culpables de los brotes cuando la Administración no realiza los test que tendría que realizar. Pero es más fácil buscar culpables entre los débiles».

Ramón López, responsable de la cafetería Terracota, en la plaza de Vigo, dispone de una gran terraza y considera la medida como un «despropósito». Un hostelero que pasó de ganar 80.000 euros en julio del 2019 a 30.000 este año, sostiene que el daño es «enorme». Ahora, añade, «solo trabajamos para el Estado, para los empleados y para los dueños de los locales».

María Dolores Díaz Guerra estaba sentada en la terraza de una heladería de la Marina con una tarrina en una mano y el pitillo en otra. Tiene 91 años y dice que lleva desde los 15 fumando. Dice que la norma le parece «una tontería».

Terrazas aparte, los fumadores que antes paseaban a sus anchas con el cigarro en la boca, ahora vuelven a la adolescencia, cuando se fumaba en el baño del colegio o en un parque detrás de un seto. «Es imposible mantener la distancia. Salvo en un descampado», lamenta un adicto.

Las autonomías se revuelven contra el tabaco

jorge casanova m. torres

Canarias también prohíbe su consumo en la calle, y otras diez comunidades lo estudian

De la sorpresa se ha pasado a la aceptación, y posteriormente al seguimiento. La inesperada medida adoptada por la Xunta de prohibir el consumo de tabaco en público siempre que no exista una distancia de seguridad generó en pocas horas una ola de reacciones. Sin embargo, no han transcurrido ni dos días antes de que el Gobierno de Canarias adoptara idéntica medida y de que responsables de otras comunidades autónomas hayan manifestado su intención de estudiar la idea para su eventual aplicación.

Casi todas las comunidades han mostrado su intención de, cuando menos, estudiar la posibilidad de adoptar una medida similar a la gallega. Algunas de ellas están buscando un encaje legal para incluir un precepto similar que impida el consumo de tabaco en público, tal y como ya recomendó en su día la Sociedad Española de Neumología. Ayer, Fernando Simón manifestó al respecto de establecer una norma común para toda España que «si es necesario, se hará». Para el epidemiólogo la ley actual ya es bastante constrictiva, aunque no descartó modificarla para unificar las medidas que estudian o aplican las comunidades autónomas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

El pitillo empieza a desaparecer de las terrazas