Abre Vimianzo: «Está todo o pobo emocionado»

El municipio coruñés lleva casi cuatro meses confinado perimetralmente


Carballo / La Voz

Casi cuatro meses ha pasado el municipio coruñés de Vimianzo con cierre perimetral. Fue el primer concello de la Costa da Morte en el que se aplicó esta medida. Desde que lo decretó la Xunta el pasado 30 de octubre, sus vecinos han tenido que convivir con las restricciones más estrictas, repercutiendo fuerte en la economía local, sobre todo en los hosteleros. A partir del viernes, los vimianceses podrán moverse a otros ayuntamientos en el mismo nivel y la hostelería podrá abrir al 50 % sus terrazas.

«Está todo o pobo emocionado», dice Carlos Gómez. Él, además de residente, es hostelero, al frente del Celme Café, así que la noticia le atañe por las dos partes. Aunque a Vimianzo le toca algo la costa, en Sabadelle, Gómez exhorta: «Poderei ver o mar!». Bromea con que cogerá el mapa del área sanitaria y la «mallará» toda: «Non fagas caso, é a emoción. Pero é un paso, a xente xa se vía moi triste, e con ganas de saír. Eu teño tantas ganas de traballar.... Se fago algún café para levar e, á parte, se senta alguén na terraza, pois mellor».

Él, que solo salió de Vimianzo un día para ir a A Coruña, a la gestoría, no sabe aún qué lugar elegirá primero: «Hai tanto a onde ir! Muxía, Camariñas... E intentarei colaborar coa hostalaría alí a onde vaia, sentándome na terraza». A primera hora de la tarde de ayer, la alcaldesa, Mónica Rodríguez, tenía decenas de consultas acerca de lo que se podría y no se podría hacer. Ella misma sufre el «agotamento» en el que ha derivado toda esta situación: al brote en el centro de salud, primero, y al de la residencia de mayores después (16 vidas perdidas), sumaron en días pasados unas inundaciones como nunca habían visto.

Mónica, que apela a la prudencia y a «non confiarse», sigue preocupada por la hostelería, casi sin actividad en cuatro meses. «Nós facemos para levar, pero hai pouca demanda. Coa terraza, intentarémolo. E o de saír... a verdade é que, con negocio, xa non vas a ningún lado. Por riba, estas riadas», expresa Ana Caamaño desde el restaurante Montevideo. Tal cúmulo de infortunios hace que Carlos sopese: «A ver se de aquí ao venres non pasa algo e volvemos para atrás».

La regidora se pronuncia de este modo: «Desde o Concello de Vimianzo recibimos a actualizacións das recomendacións sanitarias con moita prudencia, xa que estamos pechados desde o pasado 30 de outubro e a xente ten moitas ganas, como é lóxico, de volver dunha vez por todas á normalidade. Entendemos que a progresión é moi paulatina e xeralizada, e que non se ten en conta dunha maneira específica os sectores de cada municipio. Falo, por exemplo, da hostalaría vimiancesa, sen actividade practicamente nun lapso de tempo de máis de catro meses e a necesidade real, agora mesmo, é outra. Gustaríanos, obviamente, que puidesen ter a opción de traballar dentro, xa que marzo e abril todavía son uns meses climatolóxicamente complexos, pero temos que acatar as normas atendendo a quen as dicta, un comité de expertos que avalían a situación en función de parámetros específicos. Toca, novamente, seguir bogando e ter moita moita prudencia. Non confiarse nin un segundo porque xa temos visto que isto pode medrar rapidísimo e temos esa responsabilidade, de frealo para sempre».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Abre Vimianzo: «Está todo o pobo emocionado»