Rebeca, afectada por el anticonceptivo Essure: «Me han convertido en un monstruo»

Este pequeño dispositivo le dejó como secuela el uso de pañales y 27 pastillas al día. Lo contó hace seis meses. «Pero nadie se hace cargo», llora esta vecina de Oza-Cesuras


Oza-Cesuras / La Voz

Cuando alguien grita en público sus problemas, es porque ya ha agotado todos los pasos para solucionarlos. Hace medio año, Rebeca no tuvo ningún reparo en posar ante La Voz con los pañales que usa a diario, ni reconocer que toma 27 pastillas al día porque así lo ordenan los médicos. Exponiendo su realidad, esta vecina del municipio de Oza-Cesuras intentaba remover a las Administraciones y a las compañías implicadas para poner fin al calvario que sufre desde que se instaló aquel maldito anticonceptivo, un aparato que se acabó pudriendo dentro de su cuerpo causándole gravísimas secuelas.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Rebeca, afectada por el anticonceptivo Essure: «Me han convertido en un monstruo»