Once mil jóvenes de entre 16 y 19 años podrán pedir cita hoy para vacunarse

Juan Ventura Lado Alvela
j. v. lado REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

En Santiago se vacunaron este jueves los primeros de 29 años
En Santiago se vacunaron este jueves los primeros de 29 años XOAN A. SOLER

Las dosis saldrán de las personas a las que se cita previamente por edad (en el tramo entre 20 y 29 años) y no acuden. Siguen disponibles las «repescas» para aquellos que pertenezcan a grupos que ya han acabado la fase de citas y que, por cualquier motivo, no han recibido sus dosis

23 jul 2021 . Actualizado a las 14:15 h.

La campaña de vacunación contra el covid-19 en Galicia da otro giro inesperado. El miércoles, el conselleiro de Sanidade insistía en que el criterio prioritario es la edad, aunque que se iba a guardar un porcentaje pequeño para casos muy específicos, como el de los estudiantes Erasmus, y señalaba que no era descartable ampliar ese sistema de autocita. Pero ayer, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, anunció que hoy mismo se van a habilitar 11.000 citas para menores de 20 años. Es más, lo hizo después de que el propio miércoles por la noche el Sergas abriese el registro, por sorpresa y sin previo aviso. Quienes se enteraron, en apenas dos horas, agotaron las 6.000 citas disponibles.

También el miércoles, Feijoo había adelantado que la próxima semana se iniciará la vacunación del grupo de 20 a 29 años, cuando en realidad en Santiago empezó ayer mismo, con el sistema habitual de cita forzada, en la que es el Sergas quien convoca. Pero el caso de los nacidos entre el 2002 y el 2005, que tienen o cumplen ahora entre 16 y 19 años, ha sido bien diferente, porque se desató una auténtica fiebre para acceder a esas codiciadas plazas.

Antes incluso de que esas citas estuviesen disponibles, empezaron a circular informaciones, que muchos interpretaron como bulos, de que se iba a abrir el registro. Y, efectivamente, en algún momento entre las 20.00 y las 21.00 horas, a través de las aplicaciones del Sergas que conectan con el portal e-Saúde, se podía acceder y los mensajes de WhatsApp corrieron como la pólvora por los grupos de padres de escolares y de los propios adolescentes.