Un pantalón de pijama para salvar la vendimia

Los viticultores de la Ribeira Sacra se las ingenian para que pájaros y alimañas no esquilmen las uvas

Un pijama colgado entre las vides protege las uvas de las alimañas en Sober
Un pijama colgado entre las vides protege las uvas de las alimañas en Sober

monforte / la voz

El cambio de color de la uva, denominado envero o pintado, la hace resistente a determinados hongos. Cuando la mencía adquiere su peculiar color azulado, los viticultores respiran algo más tranquilos. Al menos, pueden despreocuparse de los ataques de mildiu y oídio a los racimos. No acaban ahí, sin embargo, los desvelos del viñador. Hasta que la cosecha esté a salvo en la bodega, quedan todavía obstáculos por sortear: el riesgo de tormentas y, sobre todo, la voracidad de pájaros y alimañas.

Este año está siendo especialmente complicado en los viñedos de maduración más precoz, donde ese tipo de incursiones están causando pérdidas considerables en la Ribeira Sacra. Los viticultores se las ingenian como pueden para espantar a la bichería: desde los tradicionales espantapájaros a los modernos cedés y las cintas reflectantes colgadas de las vides. En una viña próxima al lugar de A Xabrega, en Sober, hasta un viejo pantalón de pijama fue reciclado como elemento disuasorio para salvar la vendimia.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

Un pantalón de pijama para salvar la vendimia