Nintendo lo ha vuelto a hacer


Cuando una compañía tecnológica encadena éxito tras éxito se suele acuñar la expresión «lo ha vuelto a hacer». Es lo que ocurrió con Apple en la primera década de este siglo, con el lanzamiento sucesivo de dispositivos revolucionarios como el iPod, el iPhone, el iPad o los delgadísimos iMac y MacBook de aluminio. Ahora la manzana ya no sorprende tanto -aunque los auriculares inalámbricos AirPods son un producto redondo en cuanto a diseño y función, del que podría estar orgulloso Steve Jobs-, pero hay otra empresa que le ha tomado el relevo: Nintendo. La Gran N, que lleva toda la vida liderando el mundo de los videojuegos (salvó a la industria con la NES en 1983, lanzó la mítica GameBoy en 1989 e introdujo los mandos con sensor de movimiento con la Wii en el 2004), está a punto de marcar un hito más. La nueva Nintendo Switch supone la desaparición de fronteras entre consolas de salón y de bolsillo. Juegas con ella conectada en el televisor y en un momento dado te tienes que marchar y te la llevas contigo, pudiendo seguir la partida en su pantalla HD de 6,2 pulgadas; y si vas a otra casa -por ejemplo, la de los abuelos- la puedes conectar al televisor y vuelta a empezar. A ver quién hace eso con una PS4 o con un pesado portátil de gaming. La apuesta es arriesgada, porque compite con móviles y tabletas, e incluso con la propia 3DS, pero Switch ya ha agotado las reservas en EE.UU. Nintendo ha vuelto.

Votación
14 votos

Nintendo lo ha vuelto a hacer