Todo lo que tienes que hacer antes de la llegada de la nueva TDT

El cambio de frecuencias viene motivado por la llegada de la conexión de datos inalámbrica 5G a nuestros móviles. Así te afecta y estas son las ventajas e inconvenientes del futuro sistema, que empieza a implantarse este miércoles 24 de julio


Redacción | La Voz

El espectro electromagnético es limitado. Todas las ondas hertzianas que viajan por el aire y permiten recibir la radio, la televisión o disfrutar de una conexión wifi para navegar por internet ocupan unas determinadas frecuencias. Los aparatos deben ser compatibles con ellas para recibir la señal emitida -a mayor frecuencia, menos longitud de onda, se transmiten más datos pero hacen falta más repetidores de señal, siendo sistemas más caros-. Ahora que toca hacerle hueco al 5G como nueva forma de conexión a internet inalámbrica, hay que «mover» a una banda libre la TDT. Parece difícil, pero en 10 puntos, te lo vamos a dejar más nítido que una emisión de La1 HD. Vamos allá.

1. ¿Por qué hay que hacerlo?

Actualmente la TDT ocupa la banda que va entre los 694 y los 790Mhz. El «problema» es que el Parlamento Europeo tomó la decisión de que esa fuese precisamente la franja ocupada por el 5G. Esta tecnología también ocupará otras bandas, pero de mucha mayor frecuencia, como los 3,6 Ghz o los 26 Ghz. Con esta medida, la de otorgar una frecuencia relativamente baja al 5G, aunque nos perjudica porque tenemos que resintonizar la TDT, se está favoreciendo que en núcleos rurales aislados puedan tener acceso al 5G, clave, por ejemplo, para el futuro internet de las cosas (IoT). A menor frecuencia, la onda tiene más longitud y llega más lejos entre repetidores. El Gobierno de España tomó la decisión el pasado 21 de junio.

;
Todo lo que (aún) no te han contado del 5G La nueva generación de telefonía móvil multiplica exponencialmente la velocidad y reduce la latencia favoreciendo una inmediatez nunca vista en las telecomunicaciones y ofreciendo un sinfín de nuevas aplicaciones. En Galicia no será fácil su llegada.

2. ¿Cómo nos afecta?

Es fácil. Las antiguas radios solo recibían AM. Después llegó la FM. En los 80 coexistían dos canales de televisión UHF y VHF. Las privadas en los 90. En el siglo XXI llegó la TDT... Tenemos que tener un sistema de recepción compatible (podemos denominarlo antena) y un aparato que sea capaz de decodificar la señal (vamos, nuestra tele o decodificador). Si vemos los canales a través de la TDT -hay otras formas- no queda otra que comprobar que ambos sistemas aceptan el sistema que viene.  

3. ¿Quiénes se ven afectados?

El plan nacional de TDT divide nuestro país en 75 demarcaciones. Todas se ven afectadas, excepto las siguientes: Principado de Asturias, Barcelona, Menorca, Melilla, algunos puntos de Toledo y Murcia y, atención coruñeses, vuestra provincia. Se debe, en este último caso, a que actualmente en las dos delimitaciones establecidas por el Gobierno en su día (Coruña Norte y Coruña Sur) ya se estaba recibiendo la señal de TDT por otra banda de frecuencias, la que va de los 482 Mhz -donde emite La1- hasta los 666 Mhz -Rock FM-, con el resto de radios y televisiones de por medio. De hecho, ese es el orden por defecto que establecerá tu sistema si haces la búsqueda y no los ordenas. Pruébalo -si resides en la provincia coruñesa-. En el resto de lugares exentos también se estarían ocupando frecuencias diferentes a las que hay que dejar libres para el 5G.  

4. ¿Afecta a todos por igual?

No. Podríamos establecer dos categorías. La de los residentes en bloques de edificios o aquellos que tienen su propia antena en la vivienda. En residencias individuales bastará con resintonizar los canales sin tocar la instalación. Las comunidades de vecinos, (excepto como señalamos en el punto 3 las de la provincia de A Coruña y seis regiones más) se ven obligadas a contratar los servicios de un instalador autorizado. En el mejor de los casos se dispondrá de una central programable y el antenista solo tendrá que adaptar el equipo de amplificación a las nuevas frecuencias. De tener el otro sistema, llamado de cabezas modulares o el más antiguo monocanal, será más caro dado que hay que adquirir nuevos equipos. En edificios pequeños de reciente construcción es posible que el sistema ya sea compatible. Los cálculos del Gobierno estiman que 21 millones de personas, que residen en 850.000 edificios, padezcan el cambio.

5. Costes y subvenciones disponibles (para comunidades de vecinos)

Cuando en 2005 empezó a popularizarse la TDT con el denominado simulcast (los canales se emitían en analógico y digital al mismo tiempo), las instalaciones de equipos receptores en los tejados costaban aproximadamente entre 500 y 1.000 euros por edificio. Quizás, si hay que adquirir los dispositivos, -el Gobierno señala que solo pasa en 3 de cada 10 casos- esta vez el coste sea aún mayor. Si solo se trata de «adaptar» la instalación al nuevo rango de frecuencias, el precio debería ser menor. De cualquier forma, el Gobierno ha lanzado una línea de ayudas que oscilarán entre los 104,3 y los 677,95 euros para costear el proceso, destinando en total 150 millones de euros. Aquí tienes más información sobre instaladores registrados.

6. ¿Qué plazo hay para completar el cambio?

El proceso de adaptación empieza el 24 de julio y está previsto que se complete el 30 de junio de 2020.  

7. ¿Dejaré de ver la tele el 24 de julio?

No. El proceso se realiza de forma escalonada. Empieza ese miércoles en Mallorca, Ibiza, Formentera y 94 municipios de Cáceres y va completando diferentes fases. Solo se sabe por ahora que la siguiente, en septiembre, afectará a otra isla, Santa Cruz de Tenerife y a las provincias de Albacete, Almería y Badajoz. De todas formas, hasta que dentro de un año se deje libre para el 5G la banda de los 700 Mhz, las emisiones se mantendrán en ambas frecuencias. Claro que cuanto antes resintonicemos, mejor. Es probable que la información del canal que vemos muestre un aviso cuando se acerque el «apagón». 

8. ¿Tendré que cambiar de televisor o decodificador?

En principio no es necesario. Realmente la entrada de antena coaxial es la misma, simplemente la señal llega por otra frecuencia. Nuestro decodificador o televisor debe ser compatible con emisiones DVB-T2 (fíjate en las características del tuyo, es probable que ya lo sea si lo compraste en los últimos años y si funciona actualmente, por ahora no tendrás que cambiarlo). Se recomienda, eso sí, que tenga capacidad para visualizar imágenes en alta definición -HD- (al menos 1280 x 720 píxeles), aunque de momento pueden verse aún en SD (720x576).

9. ¿Se verá mejor la TDT? ¿Habrá más canales? 

No necesariamente. Las cadenas no tienen porqué mejorar las emisiones. Hasta el 2023 no será obligatorio que todas lo hagan. Digamos que el nuevo protocolo admite mejor calidad de imagen y sonido, pero depende de cada emisora aprovecharlo al máximo. No se han concedido por ahora nuevas licencias de emisión. 

10. ¿Se puede ver la tele sin TDT?

Desde luego. Hoy en día no es necesario tener antena y una entrada coaxial para poder entretenerse con programas, series o películas. Además de que cada vez es más frecuente que las cadenas tradicionales lancen sus propias plataformas de emisión a través de internet, aplicaciones móviles o Smart TV, aquellos que solo empleen plataformas de vídeo bajo demanda como Netflix, HBO, Prime Video, o Filmin para ver contenidos no tendrán que sufrir este cambio. Quienes vean la televisión en directo mediante operadores de fibra como Movistar, Orange o Vodafone ya utilizaban su decodificador, conectado mediante cable de red al router y con un HDMI a la pantalla para disfrutar de sus contenidos favoritos. La calidad de visualización suele ser además en estos casos mucho mejor que a través de la TDT, siempre y cuando nuestro televisor admita resoluciones elevadas como el FullHD (1920x1080 píxeles) o el 4K (3840x2160 píxeles).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Todo lo que tienes que hacer antes de la llegada de la nueva TDT