La vida con humor


Cuanto peor le va a España mejor nos va a nosotros. Así hablaban hace un año los guionistas de El intermedio, que alcanzó sus más altas cotas de audiencia con los peores momentos de la crisis política y el afloramiento de la corrupción. No es un caso aislado. Los late night norteamericanos están batiendo récords dentro y fuera de su país desde que la victoria electoral de Donald Trump dejó de ser una broma. No hay programa de humor que no dedique sus recursos humorísticos a la sátira presidencial y a la cabeza está Saturday Night Live, que, con 42 años de historia, vive una edad de oro gracias a corrosivas caricaturas a las que, como valor añadido, se prestan las estrellas de Hollywood.

El formato que busca la vis cómica de las personalidades públicas tiene poca tradición en los programas españoles. En Galicia, Land Rober Tunai Show, se ha convertido en la excepción con personalidad propia, pues consigue que sus invitados vayan a «pintar a mona» con una naturalidad que explica su éxito. José Mota quiere llevarlo ahora a TVE con El acabose, donde el cómico mezcla ficción, sketches y figuras públicas entregadas a la parodia. Mota, como los formatos americanos, también imita a los líderes políticos, aunque, a diferencia de aquellos, su humor se mantiene en la gama del blanco.

Votación
1 votos

La vida con humor