Una zaga demasiado diestra

La salida de Róber debilita el lado izquierdo de la pareja de centrales del Dépor

.

a coruña / la voz

Lo de Neymar va a forzar a Mel a una seria revisión de convicciones. El míster sostuvo en público que «el kilo de central está más caro que el de delantero», pero no hay zaguero más costoso que un buen ariete. El Dépor tampoco ha tenido manera de realizar una demostración empírica este verano; sigue en busca de un fabricante de goles. Con quienes lo evitan ha hecho de todo: comprarlos, venderlos, cederlos... El día en que el míster reflexionó sobre la cesta de la compra en el mercado futbolero el club había anunciado la contratación de Fabian Schär, un internacional suizo justo de piernas pero sobrado de toque. Se presentó ante los medios desvelando que el míster le había hablado de la propuesta que pretende sostener sobre el césped y lo había elegido por su precisión al sacar el balón jugado desde la cueva. «Buscaba un futbolista de mi estilo», proclamó el ex del Hoffenheim. Destreza, de diestro. «Desde la derecha es más fácil para mí», admitió el central. Enseguida se dijo dispuesto a actuar en la posición que le encomendase el técnico. Al día siguiente, el Deportivo jugó en Pontevedra. Schär salió unos minutos al campo y se colocó en su posición favorita. A Albentosa le tocó la izquierda. 

Difícil de repoblar

Schär había venido hasta A Coruña por si acaso. Como refuerzo de lujo, pero por si acaso. Por si acaso algún defensa acababa abandonando el club blanquiazul. Los principales candidatos a salir eran entonces Róber y Sidnei. El canterano se ha adelantado al brasileño, que sigue en veremos, y jugará prestado en el Levante. Su hasta luego debilita una plaza difícil de repoblar: la siniestra del eje de la zaga. La de Róber en todos sus minutos de pretemporada. La de Sidnei, también. El Dépor se arriesga a perder a sus dos únicos especialistas, aunque hasta hace poco ninguno lo fuera. El de Alegrete, como el de Oleiros, es diestro y acostumbraba a partir desde la derecha, pero la necesidad le hizo adaptarse. Como a Róber. Alguien tendrá que ser el próximo.

Durante el curso pasado, Sidnei se ausentó ocho veces. Arribas ocupó su posición en cuatro de ellas. En las tres con Garitano en el banquillo, Albentosa formó en su posición natural. En la otra, Bergantiños ejerció de central derecho. Ya a las órdenes de Mel, fue el alicantino el habitual a pie cambiado. Como ha ocurrido durante la actual precampaña cuando han faltado Róber y Sidnei. El Dépor trató de incorporar un zaguero zurdo cuando abrió el mercado, habría sido el primero en diez años (desde Juanma), pero Barboza salió rana. El kilo de siniestro está imposible.

Votación
8 votos
Comentarios

Una zaga demasiado diestra