Los principios son para toda la vida

El CC Vigués centra sus desvelos desde su creación en la promoción del ciclismo en todas las categorías


VIGO / LA VOZ

Aparece en el registro de la Federación Española de Ciclismo en el año 1963, pero su actividad ya era anterior. El Club Ciclista Vigués lleva toda una vida fomentando su deporte en la ciudad, cubriendo todo el arco de edades (desde los más pequeños en la escuela al equipo élite y sub-23), sin desviarse en ningún momento de su filosofía: «Apostamos por la formación del ciclista, trabajamos con la base. Toda la vida hemos intentando tener todas las categorías del ciclismo hasta élite y sub-23 que es antesala del ciclismo profesional. Que los chicos se formen tanto deportiva como humanamente. La promoción del ciclismo desde la base a la élite», comenta María José Prado, directora de la escuela del club y coordinadora de actividades, y que curiosamente nació en el mismo año que fue registrada ante la federación la entidad.

La pirámide comienza en la escuela municipal, en donde tienen cabida todos los grupos de edad a partir de los seis años, aunque en el club hay alguno más pequeño por acompañar a sus familiares. Después llegan las categorías de formación ya en el ciclismo federado. El principal problema es el salto desde la escuela hasta el club, algo muy relacionado con el bailes de fechas entre el calendario escolar y el año natural del ciclismo. «La temporada para los mayores está empezando pero para los pequeños no arranca hasta mayo. La escuela se inicia en octubre, en paralelo con el colegio. Ahora con la primavera, el buen tiempo, tenemos previsto que los ciclistas de categorías escolares y demás se vayan integrando al club».

El método de trabajo

Como en muchos deportes, los primeros años son un juego, pero en el Club Ciclista Vigués apuestan por una diferenciación, el trabajo físico de base con independencia del deporte que los jóvenes practiquen en un futuro. «El club aparte de la escuela municipal tiene una serie de entrenamientos durante el invierno a nivel gimnasio para coger una serie de habilidades, cosas que te ayudan en el desarrollo pero para cualquier deporte. Nos da igual el deporte al que vaya», explica María José antes de enumerar las iniciativas específicas: «Los fines se semana tenemos actividades como salidas en bici. Luego con el cambio de hora lo que hacíamos dentro el sala las hacemos ya con la bici, actividades con técnicas y todas estas cosas».

Las bici rutas son otra de las apuestas. «Son para todo el que quiera participar. Intentamos promocionar el ciclismo, que el ciclismo se conozca, que vayamos una mañana de domingo todos juntos a dar un paseo por Vigo y cosas de esas». Además, también sirve para «tener presencia en la ciudad», un aspecto que tiene muy en cuenta.

Como buen club de formación que se precie, los resultados quedan en un segundo plano a la hora de competir, aunque siempre son un refuerzo. «Los resultados no se buscan, pero a todos nos gustan, sobre todo a los niños, y es una forma de mantenerles motivados. Intentamos que no se mida de esa forma pero sabemos que un niño de por sí es competitivo y siempre se va a estar comparando con los rivales, con sus propios compañeros. Intentamos que el objetivo no sea ganar, sino el evolucionar, el divertirse y el pasárselo bien con la gente», comenta María José Prado.

Con respecto al primer equipo, comenzó la competición el pasado fin de semana en Zamora. Su hábitat natural son las clásicas del calendario española en categoría élite y sub-23, con alguna incursión en pruebas de Portugal. Todo, sorteando los tiempos de crisis.

Votación
1 votos
Comentarios

Los principios son para toda la vida