Me falta el chip

Manuel Blanco Desar LÍNEA ABIERTA

VIGO CIUDAD

11 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Citroën desembarcó en Vigo en 1958. Empezó con un centenar de trabajadores. Sus primeros vehículos fueron las furgonetas 2 CV. Tardaron un mes en fabricar las 25 primeras y se vendieron en Casablanca. Durante ese año inaugural llegó a producir 400 vehículos. Por aquel entonces no hacía falta ningún chip. Lo que sí resultó indispensable para arrancar en Galicia fue el empresario Félix Santamaría. La Zona Franca de Vigo llevaba creada más de una década, mediante decreto de 20 de junio de 1947 -BOE de 2 de julio-. Si no fuese por Santamaría…

Citroën es hoy Stellantis. Stellantis deriva de Stello, que podría traducirse como «iluminar con estrellas». No es el único cambio. Europa ya no es el centro del mundo. Francia está industrialmente a la defensiva. España sigue igual, sin una gran industria propia que tire del I+D. Ahora los coches necesitan chips electrónicos. Aquí, en Europa, no fabricamos chips tan eficientes como los asiáticos. Es más, ni sabemos diseñarlos bien. Y tan felices.

La fábrica de Citroën en Vigo es del antiguamente malvado capital transnacional. Ahora tiene certificado de galleguidad/españolidad. Pero, ¿cuánto resistirá la planta, incluso la firma? Renault también impulsa otro expediente temporal de regulación de empleo (ERTE) como el de Vigo en Palencia y Valladolid.