El Obradoiro fue un equipo blando en Málaga: 91-79

ANDAR MIUDIÑO

Carlos Guerrero LOF

Jaime Fernández gobernó el partido con una autoridad incontestable

19 sep 2021 . Actualizado a las 22:03 h.

El Monbus Obradoiro vivió un estreno de Liga Endesa aguado. No encontró la manera de frenar al Unicaja de Málaga, en especial a Jaime Fernández, quien gobernó la contienda de manera incontestable. Lideró el despegue andaluz en el segundo cuarto y apareció de nuevo en el último, cuando los visitantes se habían acercado a nueve. Los compostelanos estaban sobre aviso, pero no encontraron el antídoto.

Moncho Fernández empezó con Zurbriggen al volante. Es el base que jugó más minutos en pretemporada y se ganó salir en el cinco inicial, pero arrancó espeso y en apenas un par de minutos, y tras dos canastas fáciles de los locales, el técnico santiagués optó por darle la batuta a Hobbs.

Con el base americano el equipo ganó fluidez en ataque. Y con Ellenson muy inspirado, autor de diez puntos en el primer cuarto, el Obra le dio la vuelta al marcador y se puso seis arriba.