La «toma de la Bastilla» de Marcial Dorado en Vilagarcía

Su chalé en A Illa acaba de ser inscrito a nombre del Plan Nacional sobre Drogas. «Los verdaderos héroes están aquí», dijo Azucena Martí en referencia a la lucha contra el narco


vilagarcía / la voz

Cuando Marcial Dorado Baúlde vuelva a pisar la calle (en el 2017 disfrutó de su primer permiso en varios años y, condenado por narcotráfico y blanqueo, está a punto de obtener el tercer grado penitenciario), su fortuna, valorada en unos veinte millones de euros, se habrá esfumado. Una pequeña parte de aquel enorme capital fue entregado ayer al Concello de Vilagarcía. No es el pazo de Baión del que se enseñoreaba Laureano Oubiña, ni el de Vista Real, que la familia Charlín reformó con un peculiar gusto estético, pero tampoco está mal. Se trata de una vivienda de 500 metros cuadrados, enclavada en pleno centro de Vilagarcía, que el Concello arousano ha comprado al Plan Nacional sobre Drogas, antes de que fuese subastada, por el precio de salida, 170.000 euros, sensiblemente inferior al valor que el inmueble hubiese alcanzado en el mercado.

El proceso que condujo a la incautación de los bienes de Dorado es el mayor que, por su volumen, se ha entablado contra los dineros y el patrimonio vinculados al narcotráfico en Galicia. Nada menos que 187 propiedades que, manejadas a través de un cúmulo de sociedades, se van más allá de los quince millones de euros. De todas ellas, apenas siete han sido adjudicadas de momento, tal y como explicó a las puertas de la Casa Jaureguizar Luis Montero, subdirector del Plan Nacional sobre Drogas. Su delegada, María Azucena Martí, que también viajó a Vilagarcía, aprovechó la ocasión para anunciar que el chalé que Marcial Dorado poseía en A Illa, cuyo valor ronda los cuatro millones de euros, fue inscrito esta semana a nombre del organismo estatal que gestiona el patrimonio incautado a los narcotraficantes.

Martí acuñó una de las frases del día al proclamar que «los verdaderos héroes están aquí», ante la antigua mansión de la familia Jaureguizar, dijo, en referencia a las fuerzas policiales, a la Agencia Tributaria, a los agentes sociales y a todos cuantos contribuyen a frenar el tráfico de sustancias psicotrópicas.

«Han ganado los buenos», convino el alcalde arousano, el socialista Alberto Varela, que confirmó que el inmueble será destinado a un uso social vinculado a las personas mayores. Pero fue la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, quien, minutos después de la visita a la vivienda, que necesitará una profunda rehabilitación, condensó el significado del acto en una frase: «Es la toma de la Bastilla de Marcial Dorado».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La «toma de la Bastilla» de Marcial Dorado en Vilagarcía