Las industrias que contaminen de forma reiterada serán desconectadas de la red

Bea Costa
bea costa CAMBADOS / LA VOZ

RIBADUMIA

Martina Miser

Vilanova, Cambados y Ribadumia inician un plan de control de vertidos

04 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«O principal obxectivo é axudar ás empresas, as sancións aplicaranse só nos casos máis graves», insisten desde la Mancomunidade do Salnés. Pero, para aquellas que incumplan de forma reiterada, la entidad está dispuesta a aplicar mano dura, imponiendo multas e incluso desconectándolas de la red de alcantarillado. Sería el último paso de un procedimiento que arranca con una fase informativa y de inspección a cargo de la Oficina da calidade da auga e xestión de vertidos da Mancomunidade do Salnés, que inició su actividad en primavera.

Su primer cometido es realizar un censo de las industrias que vierten a la red de saneamiento conectada a la estación depuradora (EDAR) de Ribadumia; de momento se han contabilizado 84, concentradas en su mayor parte en los polígonos de Sete Pías, Cabanelas y Tremoedo y de sectores tan dispares como la conserva, la siderurgia y la manufactura en piedra y madera.

La oficina nace para dar cobertura a Cambados, Ribadumia y Vilanova, si bien el servicio está disponible para los demás concellos de la comarca que lo soliciten. De momento se han realizado cuatro inspecciones de las cuarenta que están previstas hasta final de año. Todavía es pronto para extraer conclusiones respecto al nivel de cumplimiento de la normativa vigente en materia de vertidos, pero, lo que está claro, es que «hay mucho trabajo por hacer», según indica la técnica responsable de la oficina, María de los Ángeles Alonso.