madrid / la voz

A las diez de la mañana de este martes comienza, en el Tribunal Supremo, el juicio contra la docena de líderes catalanes instigadores del proceso secesionista, que culminó con el referendo ilegal del 1 de octubre del 2017 y la posterior declaración unilateral de independencia. El presidente de la Sala Segunda del Supremo, Manuel Marchena, que será también ponente -redactor- de la sentencia, decía este lunes afrontar este juicio histórico «con la serenidad y la sensatez» que el caso requiere. A continuación, algunas de las claves para no perderse en la complejidad de las sesiones que vienen: 

¿A quién se juzga?

A los líderes del separatismo catalán. En total, doce acusados se sentarán en el banquillo, de los que nueve están en prisión y tres en libertad provisional. El primer grupo lo integran Oriol Junqueras, exvicepresidente del Gobierno catalán; Carme Forcadell, expresidenta del Parlamento; Jordi Turull, exconsejero de Presidencia; Raül Romeva, extitular de Asuntos Exteriores; Josep Rull, exconsejero de Territorio y Sostenibilidad; Dolors Bassa, extitular de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, y Joaquim Forn, exresponsable de Interior, a los que se suman Jordi Sánchez, expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural. En libertad están Meritxell Borràs, Carles Mundó y Santiago Vila, respectivamente exconsejeros de Gobernación, Justicia y Empresa y Conocimiento. 

¿De qué se les acusa?

Los delitos por los que se les juzga son cinco: rebelión, sedición, malversación, organización criminal y desobediencia. A los nueve procesados que están en prisión, la Fiscalía les acusa de rebelión, con penas de cárcel que van desde los 25 años (Junqueras) a los 17 (Sánchez y Cuixart) y los 16 (el resto). Por su parte, la Abogacía del Estado les atribuye el delito de sedición (difiere con el de rebelión en que no hay violencia y la pena es notablemente menor). Los tres exconsejeros en libertad se enfrentan a penas de 7 años de cárcel por desobediencia, mientras que el delito de malversación se atribuye a todos los que en el momento de los hechos formaban parte del Gobierno catalán. Vox, personada en el proceso como acusación popular, les imputa junto con todos los anteriores, el delito de organización criminal y dispara la petición de pena hasta los 74 años de cárcel para Junqueras. 

¿Cómo serán las sesiones del juicio?

La vista oral comienza el martes, a las 10 de la mañana. Será la Sala Segunda o de lo Penal la que juzgue, aunque las sesiones se celebrarán en el salón de plenos del Tribunal Supremo en lugar de la citada sala, por motivos de espacio. El horario previsto es de 10 de la mañana a 6 de la tarde, con una pausa para comer, que los acusados podrán pasar en compañía de sus abogados.

 ¿Cuándo accederán al recinto los procesados?

En lo que respecta a los acusados que están en las prisiones de Alcalá Meco y Soto del Real, serán trasladados cada día en un furgón hasta los calabozos de la Audiencia Nacional (el Supremo carece de ellos), desde donde luego accederán -del mismo modo, por la entrada de vehículos- al edificio del tribunal. Los tres que permanecen en libertad entrarán desde la calle por la puerta lateral del Supremo, que durante todo el proceso contará con medidas de seguridad reforzadas.

 ¿Qué se abordará en la primera sesión?

Habrá que esperar, probablemente hasta la próxima semana, para escuchar la declaración del líder de ERC y exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, que será el primero en ser interrogado. Y es que la vista arranca este martes con lo que se denomina «cuestiones previas», que los letrados de las defensas emplean principalmente para alegar la vulneración de los derechos fundamentales de sus clientes. Concluidas estas -pueden demorarse dos o tres días- comenzará la declaración de los acusados, a la que seguirá la de los testigos (en torno a medio millar, incluyendo, por ejemplo, al expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy). Finalmente se practicarán las periciales y, por último, las partes leerán las conclusiones finales, ya con la petición definitiva de las penas. 

¿Cómo se puede seguir?

Las vistas son públicas, de modo que cualquier ciudadano, presentando su DNI, podría acceder. Sin embargo, el aforo del salón de plenos restringe dicha posibilidad -incluso para quienes opten por darse un buen madrugón, ya que el acceso siempre es por orden de llegada-. La sala dispone de 150 asientos, de los que un centenar está reservado para periodistas (hay 600 acreditados) y familiares, además de la delegación de los Parlamentos vasco y catalán. Este martes, precisamente asistirá el presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Sin embargo, dada la importancia del juicio y el enorme interés que ha suscitado, el Supremo decidió que se retransmitirá por televisión íntegramente. Así, cualquier ciudadano podrá seguirlo en directo desde la página web del Consejo General del Poder Judicial, www.poderjudicial.es. Precisamente, la sala denegó a los procesados su pretensión de que observadores internacionales siguieran el juicio, argumentando qué ho hay mejor garantía de transparencia que televisarlo. 

¿Cuánto durará el proceso?

Las sesiones tendrán lugar de martes a jueves en horario de 10 de la mañana a 6 de la tarde, y el tribunal ha previsto que duren tres meses. El objetivo es concluir el juicio antes de las elecciones autonómicas y municipales de mayo -para no interferir- y dejar para el verano (siendo optimista) la sentencia. Sin embargo, el retraso en el comienzo del juicio (iba a arrancar en enero) hace difícil, si no imposible, cumplir el calendario inicial, dado que ante el tribunal pasarán medio millar de testigos. Por ello, podrían ampliarse los días de la semana con sesión o bien suspenderlas durante los comicios y reanudarlas después. 

Interior moviliza a los servicios antiterroristas y a antidisturbios para la seguridad

m. s. p.

El Ministerio del Interior no quiere ni el más mínimo incidente durante los meses que dure el juicio del desafío independentista, sabedor de que todos los ojos, también internacionales, van a mirar al Supremo. El dispositivo de seguridad, reconocen mandos policiales, va a ser «muy complejo», no por el blindaje de la zona del alto tribunal, sino, sobre todo, porque durante semanas políticos independentistas se van a mover por Madrid. Interior, que lleva varios días cerrando con la Generalitat los detalles de las cápsulas de protección del presidente Quim Torra y de otros miembros del Ejecutivo autonómico y autoridades autonómicas, ya ha destinado a decenas de agentes de la Brigada Provincial de Información de Madrid (servicios antiterroristas) al operativo de seguridad del juicio, con el encargo de detectar cualquier movimiento de grupos ultras, pero también ante la confirmación de una «presencia numerosa» de simpatizantes de los procesados.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Las claves para seguir el juicio del 1-O