La guerra de las cloacas se aviva con el asalto al piso del juez del caso Villarejo

Interior pone escolta al magistrado y los investigadores ven «un aviso» contra él

El excomisario Villarejo lleva más de un año interno en la cárcel extremeña de Estremera
El excomisario Villarejo lleva más de un año interno en la cárcel extremeña de Estremera

Redacción

La guerra de las cloacas no cesa. Mientras las filtraciones de información comprometida en poder del antiguo policía José Manuel Villarejo han ido perdiendo influencia, los intentos de influir en la investigación por parte del excomisario, ahora en prisión provisional, y otros protagonistas de la trama se multiplican.

El penúltimo episodio se produjo el pasado martes, cuando un intruso logró acceder al interior de la vivienda del juez Manuel García Castellón, que instruye la investigación sobre el entramado supuestamente delictivo de Villarejo.

La policía indicó que la incursión «parecía una especie de aviso mafioso» contra el juez instructor. Tras una primera inspección del inmueble, ni García Castellón ni el resto de los ocupantes del mismo denunciaron la falta de nada. Ni documentos ni el ordenador personal del magistrado, perfectamente visible sobre una mesa del salón principal, habían sido tocados.

A los agentes les extrañó especialmente que el asaltante no tuvo que forzar la puerta de entrada y consideran que fue abierta con una copia de la llave del mismo. El intruso entró y salió por ese mismo acceso, sin que un familiar que se encontraba en otra de las dependencias de la vivienda se apercibiera de su presencia. De hecho, la voz de alarma la dio un tercer residente en el inmueble algunos minutos más tarde, al encontrar la puerta abierta de par en par.

Como primera medida, el Ministerio del Interior ha puesto escolta al titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, que instruye el llamado caso Villarejo, «por un incidente sufrido en su casa», según informaron a Efe fuentes policiales.

Citados de nuevo

Lejos de amilanarse, García Castellón volvió a citar en calidad de imputados al comisario Andrés Gómez Gordo y al que fuera chófer de Luis Bárcenas, Sergio Ríos, para que amplíen su declaración en relación a la operación Kitchen, el operativo policial sin control judicial que se habría desarrollado a partir del 2013 para sustraer documentación sensible del PP a su extesorero, según han informado a Europa Press en fuentes jurídicas. Se trata de la séptima pieza secreta del caso Tándem, que investiga las actividades ilícitas de Villarejo y que ha salpicado a gran parte de la cúpula policial que tenía bajo su mando como ministro del Interior Jorge Fernández Díaz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La guerra de las cloacas se aviva con el asalto al piso del juez del caso Villarejo