El avance de la lava hacia núcleos poblados obliga a desalojar a 800 personas en La Palma

Manuel Costoya
M. C. Cereijo REDACCIÓN

ESPAÑA

Miguel Calero | EFE

Los técnicos no prevén que se forme un nuevo centro emisor cerca del cono volcánico, cuyas emisiones ya han afectado a casi 170 hectáreas de cultivos

12 oct 2021 . Actualizado a las 19:26 h.

En la cuarta semana desde el comienzo de la erupción, los vecinos de La Palma siguen viviendo entre sobresaltos. Los últimos fueron los cerca de 800 vecinos que tuvieron que ser desalojados ayer en la zona de Los Llanos. La lava, que aunque avanza lentamente, amenaza con arrasar varios pequeños núcleos habituados y no dejar nada a su paso, como ya ocurrió con la población de Todoque, borrada del mapa.

Las imágenes de hace tres semanas se repitieron. Decenas de vecinos intentando retirar todo lo que podían de sus viviendas, sin saber si algún día podrían regresar. La nueva colada surgida después de la ruptura del cono, el pasado sábado, es la causante de la nueva situación. Los técnicos están elaborando un mapa de peligrosidad respecto al rumbo que podría tomar la lava, una tarea complicada ya que nuevos imprevistos podrían modificar las previsiones que barajan desde el Pevolca. El director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, Miguel Ángel Morcuende, daba ayer los últimos detalles sobre una erupción activa hoy hace veinticuatro días.

Elvira Urquijo A. | EFE

Existe una baja probabilidad de que haya un nuevo centro emisor en las inmediaciones del cono volcánico. Los técnicos han llegado a esta conclusión porque la profundidad media de los sismos es de entre 10 y 15 kilómetros.