Implantes: cómo dar en el blanco

Ir al dentista nunca es plato de buen gusto. Y los clichés y estigmas no suelen faltar. Pero si uno tiene que reponer una pieza dental ha de saber que las nuevas tendencias proporcionan más resistencia y una convivencia más sana con los tejidos de la boca. Eso sí, el precio no baja, sino todo lo contrario.

.

Soñar que se te caen los dientes es una de las pesadillas más recurrentes y desagradables para muchas personas. Pero más desagradable es la situación que viven aquellos que, por diversos motivos, se ven sin una o varias piezas dentales. Los más comunes son padecer una enfermedad periodontal, un golpe o el paso de los años. Si pasar por el dentista no es un trago agradable, mejor que a la hora de este tipo de intervenciones estas sean lo más efectivas, rápidas y, a poder ser, económicas. Aunque estas tres situaciones no suelen ir de la mano, sobre todo en lo que a nuevas tendencias se refiere.

Exactamente, los implantes se colocan dentro del maxilar o la mandíbula, y tras la oseointegración -colocación de la prótesis en el hueso-, conviven de forma sana y natural con el resto de los dientes y los tejidos de la zona. Pero no todos los implantes son iguales, y debemos ser escrupulosos a la hora de discriminar qué queremos en nuestra boca. Según la odontóloga Gabriela Chao, en la actualidad se están comenzando a utilizar «los implantes de conexión interna con transepitelial». Esto es debido a que los implantes normalmente pierden inserción en el hueso y, en este caso, «incluyen una pieza intermedia que respeta más el equilibrio biológico porque generan un cambio de plataforma». Aunque eficaces, no son baratos, pues este tipo de piezas puede llegar a costar «hasta 250 euros más la intervención y el transepitelial», explica esta experta. Lo que terminaría dejando un coste de entre 600 y 1.000 euros. Según los materiales, los implantes de titanio son los más comunes, y las coronas de zirconio, que están pisando fuerte, más resistentes.

Sin duda, las «celebrities» siempre son pioneras en materia de intervenciones para mejorar su estética. Quién no recuerda el cambio que pegó Tom Cruise gracias a sus nuevos dientes o Celine Dion. Si uno ha tomado la decisión de seguir los pasos de alguno de sus ídolos para mejorar su salud bucodental o por una cuestión estética con uno o varios implantes, qué menos que ponerse manos a la obra para mantener su higiene. «Para lograr el éxito de la duración de los implantes hay que mantener una higiene bucal minuciosa durante toda la vida del paciente. Además, es necesaria una revisión periódica con su dentista e higienista para mantener cuidadas la prótesis, así como los tejidos blandos a su alrededor», explican desde el Colegio Oficial de Dentistas de Pontevedra y Ourense. Un buen cepillado de be durar mínimo «tres minutos, tres veces al día, y cada vez que se ingiera algo de alimento, si tenemos enfermedad periodontal instaurada, hacer enjuagues de clorhexidina tras el cepillado de la noche, en diferentes concentraciones según el estado de la enfermedad»?. Si los implantes no se cuidan bien, la persona puede llegar a sufrir piorrea, en lugar de en el diente, en la nueva pieza. «Si se sufre una periimplantitis necesitamos evaluar el hueso remanente disponible para ver si es posible la colocación de un nuevo implante», explica Chao. «La corona es lo que debemos cambiar en caso de fractura de la cerámica o por motivos estéticos y funcionales, para ello es imprescindible conocer la casa comercial del implante, ya que se puede hacer un símil con los coches: no son iguales las piezas para Mercedes que para BMW».

Los fumadores, en este caso, han de tener especial cuidado con su higiene, pues «tienen un mayor riesgo de pérdida de una pieza porque la zona no tiene irrigación sanguínea, por lo que es más fácil que un implante se pierda», matiza la doctora.

Los niños no

El sufrimiento a la hora de acudir a la cita con el dentista no tiene porqué ser más que el que nuestra mente quiera, y es que la única molestia que se siente es la infiltración anestésica; esta operación ni siquiera se considera cirugía. Pero los implantes también pueden dar problemas, «sobre todo, derivados de una mala planificación a la hora de realizar las prótesis: hay muchos tipos distintos y debemos elegir la que mejor se adapte a las condiciones de nuestro paciente. Tampoco es lo mismo rehabilitar una arcada completa ?toda la boca? que un diente», afirma la odontóloga.

Y hay quien ni puede someterse a estas intervenciones, y es que «no todo el mundo puede colocarse implantes. Depende de su estado de salud general y que la boca esté en unas condiciones muy óptimas de salud previa». explican en este colegio de odontólogos. Tampoco se pueden poner estas prótesis en niños en edad de crecimiento, ya que el hueso no ha alcanzado la madurez ni en personas mayores con zonas atróficas -ausencia de hueso- ya que necesitamos unos milímetros mínimos para poder colocar la pieza», comenta esta odontóloga experta en implantoprótesis.

Votación
0 votos
Comentarios

Implantes: cómo dar en el blanco